Políticamente incorrecto

La semana pasada comentaba en este espacio que Aguirre era inteligente para lidiar con la prensa. De antemano, una disculpa, me equivoqué, después de escuchar la entrevista que concedió a Cadena Ser.

La semana pasada comentaba en este espacio que Aguirre era inteligente para lidiar con la prensa. De antemano, una disculpa, me equivoqué, después de escuchar la entrevista que concedió a Cadena Ser, comienzo a dudar de ello. Sé que se ha hablado hasta el cansancio del tema. Sé que mañana Aguirre ofrecerá disculpas o lo obliguen a ofrecerlas cuando inicie la concentración del Tricolor, pero me gustaría abordar el tema. Es cierto, Aguirre no dijo mentiras cuando habló de la situación de inseguridad que vive nuestro país, porque son temas que nos ocupan y que nos preocupan. Tampoco podemos tapar el sol con un dedo, el que Aguirre hable o no del tema en una de las estaciones de radio más importantes de España, el problema está ahí. Lo que llama la atención son las formas y peor aún, que el propio Javier es parte de la campaña Vive México, diseñada para reactivar el turismo ya de por sí bastante dañado desde el brote de influenza. Creo que fue demasiado franco. O tal vez debió elegir mejor sus palabras. Ahora, en lo deportivo sus declaraciones fueron aún peores. Mi compañero Ricardo Ibarra entrevistó al técnico de Uruguay, Oscar Washington Tabarez, nota que se publica hoy en Excélsior y a diferencia de Aguirre, Tabarez piensa que pese a la estadística de que en todas las ediciones de las Copas del Mundo los locales han avanzado, los cuatro equipos tienen el potencial para avanzar a la segunda ronda. Al menos ese es su discurso. Algunos piensan que el discurso de Aguirre fue conservador o que no quiere generar falsas expectativas. Yo para serle franco, lo escuché derrotado. Sabrá Dios por qué. Ok, la historia dice que los locales siempre avanzan, pero de lo que se trata, es de desafiar a la historia para trascender, claro, si es que pretendemos algún día dejar de ser una Selección que sólo piensa en el quinto partido.

Parece ser que Aguirre no cree en las posibilidades del equipo que dirige. Nadie, absolutamente nadie ha dicho que México va a ser campeón del mundo, pero una vez más, no estaría de más imaginarnos como tales. Ese sería un buen inicio, ¿no cree? Lo de su continuidad ya se sabía, pero fue políticamente incorrecto. No era el momento. Tan bien que sorteaba las preguntas cuando era técnico del Atlético de Madrid cuando lo cuestionaban sobre su continuidad y ahora no tuvo el menor empacho en decir que se iba terminando el Mundial. Hubiera bastado decir: "lo estoy valorando, primero quiero jugar el Mundial". Está bien que se quiera regresar a España, es su carrera profesional y puede hacer con ella lo que quiera, pero no habla muy bien de su sentido de compromiso que aún no se dispute la justa mundialista y el tenga las maletas listas. Una buena opción sería Osasuna de Pamplona, ahí la única exigencia es que el equipo no descienda.

TIEMPO DE COMPENSACIÓN

El colmo del cinismo. Aprovechando la coyuntura del caso Aguirre, ahora resulta que La volpe está moviendo sus hilos para regresar a la Selección Mexicana y algunos periodistas, claro, haciéndole el caldo gordo. Reitero, hay gente que no aprende.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas