Gran Premio de México – Toma 4

Poco a poco han ido saliendo más detalles sobre lo que se está haciendo para regresar a México un Gran Premio de Fórmula Uno.

Poco a poco han ido saliendo más detalles sobre lo que se está haciendo para regresar a México un Gran Premio de Fórmula Uno.

Hemos platicado en este espacio sobre la sorpresa que fue la visita de Charlie Whiting, representante de FIA encargado de dar el visto bueno a pistas cuyos países desean tener una carrera de la Máxima Categoría.

Les di a conocer que se le presentó un proyecto de la obra de remodelación, que incluía los tan importantes temas de seguridad y las facilidades de operación como requisitos indispensables para poder considerar la inclusión de México como serio aspirante a un Gran Premio.

Después nos enteramos que el Ingeniero Julián Abed, Jefe de la Comisión de Seguridad de pista de NACAM, entregó a OCESA, empresa del Corporativo Interamericano de Entretenimiento (CIE), el informe de la primera revisión llevada a cabo por Whiting sobre los trabajos que se tendrían que realizar en el Autódromo Hermanos Rodríguez para cumplir con los requisitos para que la pista recibiera la “Calificación Uno” y en esta se pudieran organizar eventos del más alto nivel como la Fórmula Uno.

CIE-OCESA, debo decirlo, tomó cartas en el asunto más rápido de lo que yo hubiese imaginado y es entendible. La oportunidad de seguir recuperando las grandes inversiones hechas en el Autódromo, llegará más rápido si la instalación recibe los eventos que como alguna vez sucedió con Champ Car, generan los recursos para el efecto.

Sin embargo, no obstante los buenos oficios de los hermanos José y Julián Abed, la buena voluntad de Charlie Whiting y el entusiasmo de los directivos de CIE-OCESA, los siguientes pasos son los más difíciles de dar.

Siempre llegará la hora de tener que negociar con el representante de quienes tienen los derechos comerciales de la Formula Uno, Bernie Ecclestone quien, habría que decirlo, mantiene un porcentaje de la compañía que los maneja.

Pero no sólo es eso, que per se es muy complicado por como se maneja el chaparrito inglés. También está la cuestión de lo que se tiene que hacer con el autódromo, de quien o quienes lo van a hacer y lo más importante, cuanto va a costar.

Finalmente, aprovechando la visita a nuestro país de Jean Todt, presidente de la FIA, que no tiene ninguna injerencia en las cuestiones comerciales de la F1, pero si en las de seguridad de los circuitos, se decidió abrir el tema, digamos, oficialmente.

Todt, como Whiting en su momento y seguramente bien informado por él de los planes de regresar a México el Gran Premio de Fórmula Uno y de remodelación del Autódromo Hermanos Rodríguez, visitó la instalación acompañado de quienes están encargados de las dos facetas más importantes.

Julián Abed le informó lo que se ha avanzado respecto a lo que se tiene que modificar según el dictamen de Whiting y -entra en escena-Federico Alamán, Director de Eventos Especiales de OCESA, complementó el informe del Ingeniero Abed respecto a las modificaciones para actualizar el autódromo a los estándares de la Máxima Categoría y dio a conocer los pasos que han dado para lograrlo.

El licenciado Alamán, dejó saber por primera vez que varias empresas extranjeras especializadas en la construcción o remodelación de autódromos con “Calificación Uno”, están dispuestas a concursar por la licitación de la obra.

Ha sido una sorpresa agradable saber que AYESA de España, APEX de Inglaterra y TILKE de Alemania ya tienen toda la información sobre lo que se necesita hacer y que una más, POPULOS de Inglaterra, buscará integrarse al concurso de licitación.

Con esto, queda en manos de OCESA la posibilidad de que regrese a México la Fórmula Uno.

Estoy seguro que Jean Todt ve con muy buenos ojos el regreso de nuestro Gran Premio. No solamente recibió un gran apoyo por parte de OMDAI y José Abed cuando hizo su campaña buscando la presidencia de la FIA, sino que lo sigue recibiendo ahora que trabaja en las campañas de educación vial y seguridad en toda la zona de Latinoamérica.

Otro elemento es la presencia de Carlos Slim Domit, senador honorario de la FIA y cabeza de la escudería que llevó a un piloto a la Fórmula Uno 30 años después de que dejara de haber participación mexicana.

Hay muchos factores que favorecen el regreso de nuestro Gran Premio, pero mientras más me alejo del simple entusiasmo y pasión del aficionado que soy y me acerco a los hechos, más quedo convencido de que tendrá que haber voluntad y muchas otras cosas para que se haga realidad.

Mi ferviente deseo es que todo pueda conjuntarse para que los miles de aficionados tan entusiastas y apasionados como yo, puedan tener la oportunidad de vivir lo que tanto han deseado y que sería como la cereza del pastel ahora que tenemos piloto en la Fórmula Uno.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas