Martn del Palacio

Por qu deberan correr a Chepo... y por qu no lo van a hacer

Jueves 25 de Julio del 2013



El fracaso del Tri en la Copa Oro sirvió para darnos cuenta de algunas cosas. Por ejemplo, que Miguel Layún, Marco Fabián y, especialmente, Luis Montes, son material de selección absoluta. También para que quienes decían que en el Tri de la Confederaciones no estaban los mejores del país, se hagan a la idea de que no hay mucho más de dónde escoger. Y, sobre todo, que es momento de un cambio de técnico.

Yo no creo que Chepo de la Torre sea un mal entrenador. Tampoco que sea un tipo soberbio –siempre ha sido muy amable cuando me ha tocado tratarlo-, ni mucho menos me pondré en plan Récord a darle sermones sobre lo que debe de hacer, faltaba más. Simplemente que, por una razón puramente estadística, debe haber un relevo en el banquillo de la selección nacional, siempre y cuando se quiera calificar al Mundial, claro está.

Hace un par de años, con un grupo de colaboradores, hicimos un estudio sobre la eficacia de los cambios de técnico, basándonos en las estadísticas de todos los relevos de la liga mexicana en torneos cortos. Los resultados fueron reveladores. Un equipo en crisis mejora 30% en promedio en el corto plazo cuando cambia de técnico y 33% en los primeros cinco partidos con el nuevo entrenador al mando.

La razón la explica nada menos que el futbolista secreto, en su libro “I am the Secret Footballer”, al que me refería en mi columna pasada: “No diré que la táctica no tiene nada que ver pero, en general, es porque los jugadores trabajan mucho más duro. La mala forma que el equipo mostró previamente puede a veces ser causada por el hecho de que los futbolistas se sentían tan cómodos con el entrenador, que se dejan ir, mental o físicamente”.

No sé, por supuesto, si ese es el caso con el Chepo de la Torre. Sí me consta, sin embargo, que no se trata de que haya grupos en el equipo o el vestidor esté roto, más bien me parece que el técnico ya llevó al equipo al máximo donde podía. Y eso no necesariamente tiene que ver con su capacidad. A final de cuentas, como decía el legendario entrenador del Leeds United, Howard Wilkinson, “hay dos tipos de técnicos, los que fueron despedidos o los que lo serán en el futuro”.

Así, las estadísticas indican claramente que es momento de un relevo. En los seis partidos que México ha disputado en el Hexagonal, su cosecha es de 8 puntos, lo que significa un 44%. Si mantiene la misma forma, obtendrá 5 unidades más, para un total de 13, lo que significaría un repechaje contra Nueva Zelanda. En caso de un cambio y el habitual 33% de mejoría, las unidades aumentarían a 7, para un total de 15 que, en teoría, sería suficiente para el último cupo directo,

Esto no significa, sin embargo, que ese cambio vaya a ocurrir. En principio porque los directivos rara vez suelen fijarse en las estadísticas, pero también por otros dos factores que son más de sentido común. El primero es que el proyecto de Chepo fue uno de los pocos logrados por consenso y apoyados por todos los dueños. El director de selecciones nacionales, Héctor González Iñárritu se ha vuelto inseparable del entrenador, más que actuar como su jefe.

En casos de tanto involucramiento es muy común el fenómeno conocido como “falacia del costo hundido”, que más fácilmente se entiende como “seguir tirando dinero bueno encima de dinero malo”. Como ya se ha invertido tanto en este proceso, se piensa que es mejor seguirle invirtiendo, cuando en realidad es momento de aceptar las pérdidas y empezar de nuevo. Por ello, a Chepo de la Torre se le ha tenido mucha más paciencia que, por ejemplo, a Hugo Sánchez, cuyo nombramiento estuvo siempre envuelto en la polémica y a quien se le dieron las gracias por bastante menos.

El segundo factor es que, quizá por la misma razón, los dueños no parecen darse cuenta que la selección está en real peligro de no ir al Mundial. Tiene cierta lógica, porque este equipo ha jugado muy por debajo de lo que indicaría su nivel individual, y las aguas tendrán que volver a su cauce algún día. Pero, por lo visto en estos últimos meses, eso bien podría pasar el próximo año, cuando tras ser eliminado en el Hexagonal lo mejor que pueda hacer es servir de sparring de buen nivel a selecciones como Bélgica, Ecuador y Corea, y luego verlas semanas más tarde en Brasil por televisión.

Como siempre, los invito a comentar sobre la continuidad de Chepo de la Torre en el mail de arriba, la sección de abajo y www.twitter.com/martindelp.

 



Nota: Las columnas que se presentan en la seccin Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad nica de sus autores y no reflejan necesariamente la opinin periodstica de Medio Tiempo.

Comentarios