El nuevo Audi TT 2007 es ambivalente

4 de Diciembre de 2006 Bueno en carretera, sufre un poco en la ciudad
 4 de Diciembre de 2006 Bueno en carretera, sufre un poco en la ciudad

MEDIOTIEMPO | autocosmos.com

4 de Diciembre de 2006

  • Bueno en carretera, sufre un poco en la ciudad

Hoy descubrí el porqué la vida está llena de contrastes, de negros, de blancos y porqué algunos autos, en especial los deportivos pueden darle a uno días de sol pero también días de sombra.Teniendo la fortuna de manejar el nuevo Audi TT, descubrí las virtudes y detalles que, como hombre de 40 años, me puede dar un auto deportivo.Por una parte, si la autoestima es baja, subirse a un auto de estas características significa que todos lo voltearán a ver. El Audi TT de nueva generación es simplemente hermoso, llamativo y más en el color rojo fuego con interiores beige como el que manejamos.Imagínese que en la calle, cuando iba circulando con cierta fiereza, una motocicleta de esas de otra marca alemana que se dedicaba a fabricar aviones se me acercó, y su conductor, levantándose el casco y dejando ver que era una hermosa rubia muy al estilo de las de la cerveza aquella de nombre Superior, me miró, e hizo la señal de aprobación con su mano derecha.Yo me limité a sonreír, no sin cierto bochorno ante tal encuentro, y me limité a decirle adiós a la belleza que osadamente se me había acercado.Continué mi camino con mucha diversión y dejé la carretera, en la que el Audi TT se había comportado extraordinariamente bien y entré a la ciudad en donde descubrí su lado oscuro.El Audi TT que yo conducía, tenía transmisión manual de seis velocidades, con motor turbocargado 2.0 litros de 220 caballos de fuerza, pero lo más sorprendente era el torque. En carretera, el torque me ayudaba mucho para rebasar sin compromisos. En la ciudad este torque fue mi peor enemigo.Una vez entrado en el tránsito pesado de la ciudad de la esperanza y en donde prácticamente nadie respeta las señales de tránsito y no hay ley que valga, y en donde los policías sólo suenan sus sirenas para abrirse paso pero sin dirigir el tránsito, me dirigí por el "pejeférico" de dos disfuncionales pisos, hasta la Calzada de las Águilas para luego ir a los puentes de Santa Fe o más bien dicho los puentes de los poetas que en teoría acercarían las dos barrancas, pero más bien son una fila interminable de autos que tratan de pasar por un embudo de tres carriles que se convierte en uno solo.Una vez ahí, estaba yo al mando del Audi TT, que por cierto tiene asientos muy cómodos, excelentes materiales y un volante deportivo único en su tipo, me encontré muy cerca de los puentes una fila enorme de autos. Ya sabe, no falta aquél mal educado que rebasa por los carriles de contra flujo, sin pensar en el accidente que se puede causar.Yo engrané la primera marcha, y la tuve que mantener así por espacio de 45 largos minutos. Metía y sacaba el clutch una y otra vez como en un ballet interminable en donde la bailarina hace un último esfuerzo para no caer desmayada.Cuando sacaba el clutch, el TT se desbocaba como potro salvaje tratando de ser domado, y este movimiento fue realmente doloroso y cansado porque un auto deportivo de tanta potencia, con transmisión manual y en tránsito pesado, pues resultó mi peor pesadilla.Sumado a esto, el terrible olor a embrague quemado comenzó a inundar mis fosas nasales y, a pesar de que cuando estábamos parados yo soltaba el clutch y me limitaba a frenar, pensé en la triste posibilidad de quedarme sin clutch en esas circunstancias. Afortunadamente eso no sucedió.Por fin, al llegar a los puentes, aceleré de nueva cuenta y gracias a que la carrocería del Audi TT tiene mucho aluminio y lo hace ligero, sumado a sus extraordinarias capacidades deportivas, volví a ver el lado positivo de este hermoso auto deportivo que ha sido multipremiado alrededor del mundo.Antes de llegar a la oficina, me detuve en la tienda de café más cara del mundo y cuyo logotipo está en verde y blanco para pedir un doble, alto, light, latte, eso si, deslactosado por aquello de mis 40 diciembres y para mi sorpresa, ahí estaba estacionada una moto que se me había hecho familiar.Entré por mi café y ahí sentada sola, estaba la rubia escultural que se me había emparejado minutos atrás.Ella me vio entrar, guiñó su ojo izquierdo como sólo ellas lo saben hacer y yo sólo me limité a saludarla, mostrándole mi anillo de casado con una sonrisa amable pero determinante. Ella vio el anillo, se sonrojó y me miró con unos ojos de entendimiento que jamás olvidaré.El veredictoEste Audi TT 2007, es increíble para la carretera pero puede ser difícil para la ciudad.Lo que le alegrará el día

Su precioso y renovado diseño.Su gran capacidad deportiva de altas prestaciones.Su calidad de materiales.Lo que le hace faltaEn tránsito pesado le fastidiará una transmisión manual.Es un auto unipersonal o máximo para viajar en pareja.La parte trasera del auto o la amará o la odiará por la poca visibilidad que ofrece.PrecioEl precio del TT 2007 es de $47,950 dólares.Compite contra el BMW Z4 M Coupé, el Porsche Caymán y el Mercedes Benz SLK. Sin temor a despertar críticas, podemos decirle que el Audi TT, es superior a todos, incluyendo al mismísimo Porsche Caymán.[autocosmos.com/mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×