Retro Concepts: Audi Rosemeyer

En la actualidad, cuando pensamos en la cara deportiva de Audi lo primero que se viene a la mente es el exitoso R8, un súper auto que comparte gran cantidad de componentes con el Lamborghini...
 En la actualidad, cuando pensamos en la cara deportiva de Audi lo primero que se viene a la mente es el exitoso R8, un súper auto que comparte gran cantidad de componentes con el Lamborghini Gallardo, sin embargo algunos años antes, concretamente...
  • Presentado en el año 2000 tenía la intención de demostrar al mundo todo el potencial de la marca Audi

En la actualidad, cuando pensamos en la cara deportiva de Audi lo primero que se viene a la mente es el exitoso R8, un súper auto que comparte gran cantidad de componentes con el Lamborghini Gallardo, sin embargo algunos años antes, concretamente en el 2000 en el marco de la inauguración del pabellón de Audi en la Autostadt, el fabricante presentó al mundo su visión de un súper deportivo, el Rosemeyer Concept. Aunque el Rosemeyer no fue creado con la intención de llegar a producción o anunciar algún modelo futuro de la marca de los cuatro aros, sirvió para demostrar al mundo sus capacidades tecnológicas, al tiempo que el ejercicio fue una especie de tributo a los exitosos autos de competencias Auto Union de los treintas, también conocidos como flechas plateadas. El nombre se le dio en honor al piloto Bernd Rosemeyer. Incorpora trazos que innegablemente nos remiten a los Auto Union, como la parrilla y los inmensos arcos de rueda, asimismo el aluminio pulido tenía la intención de crear un exótico efecto de aura brillante al reflejar la luz. Como no podía ser de otra manera, un vehículo que evocara a dichas leyendas de las competencias, tenía que equipar un motor de 16 cilindros montado en posición central. En este caso se trata del inmenso bloque de W16 y 8.0 litros con 700 hp que conocemos en el célebre Bugatti Veyron aunque en aquella aplicación con más potencia. La transmisión es manual de 6 velocidades que envía la potencia a las cuatro ruedas vía el sistema de tracción quattro. Otra de las aportaciones del modelo, era la de exponer al mundo el dominio de Audi en el uso de materiales ligeros, por lo que el Rosemeyer está fabricado completamente en aluminio, tanto plataforma como carrocería. Visualmente destaca la ausencia de espejos retrovisores, según los diseñadores de Audi, dichos elementos resultaban contraproducentes de cara al desempeño aerodinámico deseado, por lo que fueron reemplazados por cámaras, mismas que van montadas en el toldo y están protegidas por unas pequeñas protuberancias, evidentemente también de aluminio.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×