Un Lamborghini de pista diseñado para calle

Basado en el vehículo utilizado para las competencias, el Lamborghini LP 570-4 Squadra Corse se postula como uno de los últimos Gallardos que saldrá de la fábrica de Sant'Agata, ya que el modelo...
Basado en el vehículo utilizado para las competencias, el Lamborghini LP 570-4 Squadra Corse se postula como uno de los últimos Gallardos que saldrá de la fábrica de Sant'Agata, ya que el modelo está a punto de cumplir diez años y la marca ya...
 Basado en el vehículo utilizado para las competencias, el Lamborghini LP 570-4 Squadra Corse se postula como uno de los últimos Gallardos que saldrá de la fábrica de Sant'Agata, ya que el modelo está a punto de cumplir diez años y la marca ya...
  • Uno de los últimos Gallardos es ni más ni menos que un auto de carreras homologado para circular en la calle

Basado en el vehículo utilizado para las competencias, el Lamborghini LP 570-4 Squadra Corse se postula como uno de los últimos Gallardos que saldrá de la fábrica de Sant'Agata, ya que el modelo está a punto de cumplir diez años y la marca ya tiene preparado un sucesor. El Squadra Corse cuenta con el mismo V10 en posición central que entrega 570 Hp a las cuatro ruedas que el Gallardo Superleggera, pero con serias modificaciones en el peso total del vehículo y la aerodinámica. Con una dieta a base de fibra de carbono en las puertas, consola central, volante y demás elementos del interior, esta edición especial adelgaza unos 75 Kg con respecto al modelo “normal” de la marca. Además, el alerón trasero ajustable puede llegar a generar una carga aerodinámica tres veces superior. Los asientos deportivos en alcántara se ocupan de sostener con firmeza al conductor, ya que con toda esta preparación, este Lamborghini debe virar muy, muy fuerte. También acelera con violencia, ya que gracias a su peso reducido hace el 0 a 100 Km/h en 3.4 segundos y la aún más impresionante cifra de 0 a 200 Km/h en 10.4 segundos. El Squadra Corse acelera muy rápido y no para de hacerlo hasta los 320 Km/h, velocidad a la que seguramente los frenos carbono-cerámicos iluminarían de rojo el interior de los rines especialmente forjados. Comprarse un Gallardo en el mismo año que va a ser discontinuado quizás no parezca ser el mejor negocio, pero llevarse una de las mejores versiones de este representante de la fiereza italiana vale la pena.

No te pierdas