Theo Epstein rompió maldición del ‘bambino’ y de ‘la cabra’

El presidente de los Cubs puede presumir acabar con las dos maldiciones más longevas en la historia de las Grandes Ligas.
 Epstein fue el gerente general de Boston durante el título del 2004.  (Foto: AFP)
  • El presidente operativo de Chicago ha escrito una historia épica en el deporte
Ciudad de México -

Un personaje, dos maldiciones y entre ellas 194 años de sequía. Theo Epstein ya había pasado a la historia por romper con Boston la “Maldición del Bambino”, una racha de 86 años en que no fue campeón.

Este directivo, que celebró el título con Medias Rojas en 2004, emigró a Chicago en 2011 para celebrar este miércoles el campeonato de los Cubs después de que su último gallardete había sido hace 108 años.

La “maldición del Bambino” aludía a Babe Ruth, el mítico jugador que fue campeón con Boston en tres series mundiales pero quien al ser vendido a Yankees “transformó” el destino de Medias Rojas, que no volvieron a ganar una Serie Mundial hasta hace 12 años.

Esa transferencia se considera una de las peores en la historia del deporte, apenas por 100 mil dólares que le sirvieron al dueño de Red Sox para financiar una obra de teatro llamada “Rochel, Rochel”.

Yankees era un equipo pobre y perdedor hasta la llegada de Ruth, quien en Nueva York consiguió cuatro series mundiales.

Pero con ese mito terminó Epstein, el dirigente que siempre quiso ser jugador de Boston, pero se “resignó” a ser su gerente general apenas a los 28 años de edad en 2002, tras lo que celebró no solo el campeonato del 2004 sino también el de 2007.

Graduado por la universidad de Yale y con Orioles y Padres en el inicio de su carrera, Epstein fue contratado por los Cubs en 2011, cuando ya era más que un lastre la “maldición de la cabra”, un episodio durante el cuarto juego de la Serie Mundial de 1945.

El protagonista del mito fue un aficionado de nombre William Sianis, dueño de una taberna cercana a Wrigley Field, quien a manera de cábala quiso entrar al estadio con su cabra “Murphy”, por cuyo olor fue retirada.

Ello provocó una gran molestia en Sianis, quien lanzó la maldición de que Chicago no volvería a ser campeón, lo cual cumplió porque en esa serie los Cubs cayeron ante Detroit.

Epstein llegó a Chicago y se pensó que era un suicidio en su carrera. Perdedores, los Cachorros tuvieron pésimas temporadas en los primeros tres años con Epstein, hasta que en 2015 volvieron a figurar y en este 2016 terminaron con una de las peores rachas en la historia del deporte.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×