África: El continente con un futuro incierto

MAX/MEDIOTIEMPO
 MAX/MEDIOTIEMPO

MAX/MEDIOTIEMPOMayo de 2007

  • Por Rodrigo Mora

Terriblemente cierta es la automática asociación de palabras. África es igual a hambre, pobreza, enfermedad, sequía, guerra, racismo, éxodo y nulidad informática. Esto por decir lo menos. ¿Qué futuro le depara la vida al continente negro?

HISTORIA Y POLÍTICA

La historia de África ha sido modificada desde fuera y desde dentro obedeciendo intereses ajenos a la población. La política de los Estados africanos estaba basada en tres principales aspectos: la rehabilitación de la cultura africana, la liberación del imperialismo y la modernización.

Sin embargo, tras el fin de la Guerra Fría y la actitud de guerra de las asociaciones monetarias del mundo, los planes se estancaron, fracasaron, entre otras cosas, por la torpeza política y administrativa de sus dirigentes. Su discurso conservador cambió y se volvió liberal ante la propuesta política que el resto del mundo les ofrecía. Resultado: al no estar igualmente preparado su rezago fue inminente y terminó más pobres y debilitados que nunca.

No es de extrañar que intereses de países como Estados Unidos y Gran Bretaña se encuentren detrás del debilitamiento político y social de África, pues además de potenciales grandes negocios cuentan con riquezas por doquier. Además, al tratarse de un continente prácticamente erosionado, hay posibilidades de crearlo de nuevo a voluntad propia.

Es por ello que estos países han alimentado las guerras para lograr apropiarse de países con una geografía estratégica. La República Democrática del Congo es el más claro ejemplo: además de sus riquezas cuenta con nueve fronteras a diferentes países lo cual les daría la facilidad de encontrarse en el centro del continente y por ello tener el control.

ECONOMÍA EXTERIOR

La economía de África está frenada, es un hecho. Sin embargo no se puede asumir que es ella misma quien limita sus posibilidades. Hay algo más detrás de ello, algo a quien le interesa que África continúe en la miseria total para poder apropiarse de ella. Ese alguien es conocido como el G-8.

Se trata de un grupo formado por los ocho países más ricos y poderosos de mundo: Estados Unidos, Canadá, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia, Japón y Rusia. Esta formación frena, a escondidas, el desarrollo económico de África con el fin de poder "ayudarlos" con préstamos multimillonarios que después se puedan cobrar a lo grande. Esto es algo que los gobernantes de los países del continente negro han comprendido y por ello no ceden. Sin embargo, la condición está sobre la mesa, o se abren a las privatizaciones de sus recursos o el G-8 no podrá ayudarlos.

Esto a su vez tiene un trasfondo. Recientemente los países del G-8 han descubierto que África cuenta con enormes dotaciones de hidrocarburos. Esto ha convertido al continente en el centro de atención. De hecho en algunas partes del África Sub-sahariana ya hay enormes perforaciones petroleras estadounidenses. África cuenta con el 9 por ciento de las reservas de petróleo en el mundo que equivale a 100 mil millones de barriles y cuyol índice de éxito es de 50 por ciento mientras que en el resto del mundo es de 10 por ciento. Así, una vez más la fiebre del oro negro ha condenado a millones de personas a morir por la pobreza extrema de sus países.

NULIDAD INFORMÁTICA

Al parecer a nadie le importa África, ese continente lejano con costumbres "retrógradas". ¿Qué importan sus muertos, sus enfermos, su hambre?, ¿Qué importa si apenas tiene derecho a aparecer en las noticias? Eso parece decir el mundo "desarrollado".

Las guerras en las que vive constantemente África son ignoradas por todos los medios. Obviamente al Estados Unidos quien gobierna la información global, es la potencia menos interesada en que el mundo se entere de lo que ahí sucede.

Para conseguir este objetivo, los medios se han dado a la labor de sólo presentarnos la información que les interesa, es decir, las matanzas entre africanos, el hambre y las enfermedades con tal de demostrar cuan "urgente es que los ayuden" porque no pueden por sí mismos, mientras que no permiten que aparezca información sobre las matanzas realizadas por los aliados de Estados Unidos a partir de 1998 en las que se han cobrado más de 35 mil muertes. La razón es simple: la guerra entre Angola y República del Congo es causada porque los subsuelos de esta zona son extremadamente ricos en metales y minerales.

LOS RESULTADOS: HAMBRE Y POBREZA EXTREMA

No sólo se trata de las personas sino de regiones, países, del continente mismo que literalmente está muriendo de hambre. Simplemente en el cono sur de África hay cerca de 13 millones de personas que se encuentran en la peor crisis de hambruna jamás antes vista en el mundo.

Se calcula que para solucionar mínimamente este problema serían necesarias por lo menos cuatro millones de toneladas de alimento mientras que otras comenzarían a enfermar de hambre y se convertiría en una historia de nunca acabar. Y cómo no, si hay miles de personas en África que viven con menos de un dólar por día.

Sin embargo, una vez más la culpa es de una política instaurada en una mentalidad no propicia. En un continente conservador de la tradición y la costumbre, resulta ilógico tratar de imponer economías neoliberales basadas en los préstamos y los impuestos. Por ejemplo el presidente de Níger instituyó que a pesar de la hambruna de su país, los alimentos de primera necesidad debían ser tasado con el 19% de impuestos.

Por su parte los bancos cerealeros locales han dejado de funcionar por instrucciones del Fondo Monetario Internacional generando precios impagables por la sociedad africana. El mijo, el cereal más consumido en África, en lugar de costar los 15 euros de antes cuesta 34.

SEQUÍAS Y ESCACEZ DE AGUA

África en algún momento fue un continente con ríos caudalosos en su parte occidental. Sin embargo, el hoyo en la capa de ozono, la contaminación, los aumentos excesivos de temperatura y otros factores han provocado fuertes sequías.

Hoy por hoy, prácticamente todos los países dependen del abasto de los mismos ríos y 40% de los 160 millones de personas que habitan el llamado Cuerno de África sufren de inseguridad alimenticia a causa de la sequía. Esto se debe principalmente a que la superficie agrícola es sólo el 1 por ciento esa zona; el 99 por ciento no es cultivable y por lo tanto la generación de alimentos agrícolas y ganaderos es extremadamente escasa.

Las sequías no son sólo sinónimo de inestabilidad alimenticia, también son generadoras de infecciones, enfermedades, epidemias y cientos de otros problemas de sanidad, otro factor que está erosionando África. Además, un informe de la ONU informa que el agua podría ser causa de conflictos armados durante los próximos 25 años en África pues ya existe una fuerte competencia por los derechos de los mantos acuíferos para la generación de energía, la irrigación y la pesca.Como es de suponerse, una vez más, lejos de ser sólo un problema climatológico hay intereses económicos de por medio.

La Organización Mundial del Comercio, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Internacional de Desarrollo apuestan por poner la administración del agua en manos de empresas, dos de ellas, obviamente, estadounidenses: Bechtel y Monsanto.

En el 2000, el FMI obligó a 16 países pobres a privatizar sus servicios de agua, de los cuales ocho eran africanos. El resultado es evidente: país pobre=privatización=elevación de precios=a endeudamiento=pobreza…

RACISMO

Es sabido que la raza negra –mayoritaria en África– ha sufrido racismo, discriminación, abusos y excesos por parte de los demás continentes. Sin embargo, lo que de verdad llama la atención es que ahora se está desarrollando entre los mismo africanos.

Hoy por hoy África se ve dividida entre el norte y el sur, los pobres y los ricos, pero también entre los blancos y los negros. En Sudáfrica se han dado peligrosos enfrentamientos sociales entre la sociedad blanca y la negra pues cada uno por su lado considera que "los otros" son los más racistas. Por lo tanto, ambas partes se sienten superiores e inferiores al mismo tiempo.

Ahora África se encuentra dividido por zonas, por color y por condición socioeconómica lo cual sin duda fragmenta al continente volviéndolo aun más débil de lo que ya es.

MUERTE Y ENFERMEDAD

Cada año, a lo largo de todo el continente africano mueren cerca de 8 millones de personas por enfermedades que van devastando al continente y cuya cura sería inferior a los 10 millones de dólares, apenas una octava parte de lo que cuesta al año la guerra contra Irak. Mueren en silencio, en sus camas o en el campo pero no en la guerra sino por terribles enfermedades. Son cifras que se van sumando a las anteriores mostrándonos la inevitable erosión humana por la que pasa el continente negro.

MALARIA

En África se encuentra una de las peores epidemias de malaria de todo el mundo. Se calcula que afecta a entre 300 y 500 millones de personas y causa entre 1.5 y 2.4 millones de muertes al año. La mitad de todos ellos son niños menores de cinco años. El año pasado mató a más de un millón de enfermos en 40 países.

FIEBRE AMARILLA

En las zonas más vulnerables de África se ha presentado como un verdadero terror pues ha causado 200 mil casos y entre 20 y 30 mil muertes por año. Tiene una tasa de letalidad 45.4% y no existe un tratamiento 100 por ciento efectivo. Sus síntomas son dolores de cabeza, musculares, náuseas, vómito y hemorragias leves y puede matar entre 24 horas y 7 días.

MARBURGO

Fue identificado por primera vez en 1967 y se ha expandido alarmantemente en Ángola. En su etapa temprana provoca diarrea, náuseas, vómitos, tos, dolor abdominal, de pecho y de garaganta. Entre los cinco y siete días posteriores hay hemorragias que afectan los pulmones y el tracto gastrointestinal así como sarpullido en todo el cuerpo. Esta enfermedad ha cobrado más de 235 muertes en lo que va del año.

CÓLERA

En Guinea Ecuatorial, otra epidemia sigue por falta de agua potable: el cólera. En meses recientes se propagó diarrea en la población. Se registraron cerca de 3 mil casos entre los cuales se pudo detectar deshechos con mucosidades, sangre y de pura agua. Es un problema sanitario que por el momento se ha controlado pero que amenaza constantemente por cuestiones de sanidad.

SIDA

El SIDA sin duda merece una mención aparte por ser la gran epidemia que ha devastado poblaciones completas a lo largo de todo el continente y el mundo.

Se calcula que antes del 2025 podría haber 90 millones de nuevos infectados tan sólo en África. Las causas son, evidentemente, la falta de protección durante el sexo, los embarazos de madres portadoras, la falta de regulación en los centros de salud y la ignorancia sobre el tema.

Irónico resulta que en un continente en el que se encuentra el 40% de la población portadora del virus de todo el mundo falte información. Asombroso es que en ciertas regiones, la gente tiene una falsa perspectiva sobre el asunto y consideran que la única forma de evitarlo es a partir de la fe en Cristo y la oración, creencia que genera la expansión del VIH.

Aún más asombroso es que, según una investigación de la Universidad de Alberta en Canadá, hay regiones como Malawi, en las que los hombres creen que ser portador del virus de VIH es una forma de mostrar su hombría pues "sólo teniendo a muchas mujeres es que se puede contraer". Lo malo es que se enorgullecen de portarlo y peor aún, de transmitirlo como firma de por vida sobre sus mujeres.

CONCLUSIÓN

Sobra dar conclusiones, lo que urgen son soluciones. Lejos de ser un continente mensospreciado, reducido a cero y temido por sus males es un lugar ambicionado por la mayores potencias económicas, políticas y militares del mundo.

Un territorio que todos quieren poseer y la única forma es bloqueando, matando, dejando morir, infectando y negando libertad para eliminar a su población natal y más que a ellos a sus tradiciones que impiden la globalización y el poder absoluto del G-8.

La única solución para ellos, convertir África en un enorme continente baldío, virgen de nuevo para llegar a reformarlo a su manera. Una vez más África está de rodillas ante el mundo pero no se rinde.

[MAX/mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×