Entrevista con José María Yazpik

MAX/MEDIOTIEMPO
MAX/MEDIOTIEMPO
 MAX/MEDIOTIEMPO

MAX/MEDIOTIEMPOAgosto de 2007

  • Por: Rodrigo Mora

De Romeo a moralista, José María Yazpik es uno de los talentos actorales más versátiles de los nuevos tiempos pasando por cientos de personajes. Conversó en exclusiva para MAX compartiendo su singular forma de ver la vida.

MAX: ¿Qué crees que te ha llevado a donde estás hoy por hoy?

YAZPIK: Como actor, la paciencia. El hecho de tener muy claro hacia dónde quiero llevar mi carrera. Con "paciencia" me refiero a no escoger cualquier cosa y aguantar, decir que no a muchas cosas y sacrificar a veces dinero o fama, con tal de hacer algo más importante.

Has hecho muchos proyectos, ¿cuál consideras el más importante?

Todos significan algo, ahorita estoy muy emocionado con una película que se hizo el año pasado. Es una película de Felipe Cazals, es el mejor guión que he leído en mi vida. Además trabajé con un elenco increíble y hacerlo con el maestro Cazals que fue una gran experiencia. Todavía no está editada así que no sé cómo vaya a quedar; yo me sentí muy bien en el foro pero cuando ves el producto editado puede cambiar mucho. Sin embargo todos mis proyectos me han gustado mucho; Las obras completas de William Shakespeare abreviadas fue una escuelota y Crónicas en Ecuador fue también una experiencia súper intensa. Todo ha tenido su rollito.

Cambias mucho de una actuación a otra. ¿Cómo te preparas para brincar de un estilo a otro?

Es algo que te da cada proyecto. Finalmente esto va ligado a la primera pregunta: trato de escoger trabajos y personajes que me obligan a ese cambio, a poder ser el hermano moralino de La Habitación Azul y después poder hacer a Regan en Shakespeare. Eso se nota todavía más en las películas que he estado filmando y están a punto de salir; son actuaciones totalmente distintas o por lo menos trato de hacer que así sea sino no tiene caso estar disfrazado de Chema chilango haciéndola de taxista o de ministro o de lo que sea. El chiste de la actuación es poder hacer cosas y cambiar, convertirte en otra persona, poder irte a los extremos.

Hace rato hablabas de sacrificar fama y dinero, sin embargo, has hecho cine, teatro y tele, la gente te percibe como activo en el medio…

Sí pero la última vez que hice una telenovela, me la pase muy mal. Me deprime estar ocho meses metido en un foro diciendo la misma estupidez, una y otra y otra  vez, con diferentes tonos. Me la pase ocho meses siendo el idiota de la novela, y aparte era protagonista, era terrible porque tenía que ir a trabajar diario. Gané mucho dinero, cierto, pero me lo gasté todo por la depresión de estar trabajando pero sin hacer algo con sustancia. El tipo de fama que da la televisión es muy incómodo.

¿Por qué?

Porqué al estar todo el día en la sala de las casas por medio de la televisión, la gente piensa que ya te conoce y se siente con el derecho de abordarte y regañarte, y no entiende la diferencia entre ficción y realidad. De verdad, la persona que está aquí no tiene nada que ver con la que está viendo en la televisión. Me incomodo mucho y por eso decidí ya no hacer televisión y quedarme más tranquilo.

¿Cuál ha sido la experiencia más rara de que te aborden?

Ha habido hasta parientes lejanos. Por ejemplo, me encontré a un tío al que hacía muchos años que no veía y se enojó muchísimo conmigo porque me había "vuelto maricón" según él. Fue cuando estaba haciendo un papel gay en  La vida en el espejo, y dije "ya me acordé por qué lo dejé de ver". La gente muchas veces no sabe separar la ficción de la realidad entonces se van con la finta y hacen caras increíbles.

No te gusta hacer tele porque estarías ocho meses en el mismo proyecto, sin embargo en el teatro es lo mismo… ¿Cuál es la diferencia?

En el teatro nunca es igual, tienes a la gente ahí y las funciones no son lo mismo, ninguna es igual a la otra. En el teatro te mueres en la noche y revives al día siguiente. El contacto con el público es muy importante, no es como en la televisión. Además, te da la oportunidad de crecer e ir perfeccionando el personaje. La televisión no, eres el bueno-bueno, la puta-puta, el malo-malo, esa es la gran diferencia.

¿Qué personaje te gustaría hacer, o cuál ha sido el que más te ha gustado?

Todos me han gustado mucho si no, no los hubiera hecho, pero me gustaría específicamente un narco o un ganster, sería interesante.

¿Qué papel definitivamente no aceptarías?

Pues es que no hay un personaje que no aceptaría, todo depende de cómo esté escrito, puede ser cualquier personaje si la historia es congruente y me permite explorar.

¿Y para dónde vas artísticamente hablando?

A esto finalmente, a poder vivir del teatro, del cine, empezar a producir. Estar contento, tranquilo, en paz conmigo mismo.

¿A qué atribuyes el boom que se ha generado en torno a José María Yazpik?

Así es el medio, te conviertes en el sabor del mes y punto. Al rato es otro, y otro, pero finalmente es lo que las revistas venden, somos un producto.

¿Qué crees que te convierte en ese objeto de fijación femenina?

No sé, a eso sí no sabría qué responder porque no me siento así.

¿Nunca has percibido algo así como "las mujeres me acosan"?

Sí, he tenido fans como… extrañas, pero no a un nivel grueso. Espero que nunca pase de ahí. Pero me gusta gustarle a las mujeres. Ojalá y salga una por ahí...

Si no fueras tú ¿quién o qué te hubiera gustado ser?

Me hubiera gustado ser músico o pintor.

¿Qué tipo de músico?

De blues.

¿A quién admiras?

A mucha gente, a mi hermano, a mis amigos, familia, estoy rodeado de gente que respeto y admiro y trato de rodearme de ese tipo de personas: interesantes y que me enseñen mucho.

¿Cómo eres?

Contradictorio. Es muy extraño porque estoy en un medio en el que entro en contacto con mucha gente todo el tiempo y de repente, por etapas, estoy a luz pública pero al mismo tiempo soy un ermitaño. Soy ermitaño, neurótico, simpático, clavado, borracho, parrandero, juguetón… No sé cómo definirme cuando me conozca mejor te lo diré.

Si tuvieras que hacerlo en una sola palabra...

Cínico.

[MAX/mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×