Semis, juegos de alarido

Llas semifinales fueron juegos de alarido.
Ciudad de México -

Mañana, en el Estadios Hidalgo, iniciará la final de ida del Clausura 2016, las semifinales fueron juegos de alarido que un gol de los equipos derrotados hubieran cambiado radicalmente las series, en el estadio Bancomer hubo grandes emociones por el potencial futbolístico de Monterrey y América, partido vibrante que en el transcurso de los últimos 20 minutos de la serie, no daba a un ganador. Una decisión arbitral muy complicada que tomó el árbitro Roberto García al indicar un penal a favor de los regios por una mano deliberada del defensor águila Samudio, ya que su movimiento corporal le dio herramientas al árbitro para sancionar la pena máxima. Una acción muy difícil de saber donde pega el balón, en mi opinión el balón pega en el hombro y parte del pecho, por lo que de acuerdo a la regla 12 en su explicación para sancionar una mano como en este caso un tiro penal: Tocar el balón con la mano.

Tocar el balón con la mano implica la acción deliberada de un jugador de tocar el balón con las manos o el brazo. El árbitro deberá considerar las siguientes circunstancias:

* El movimiento de la mano hacia el balón (no del balón hacia la mano)

* La distancia entre el adversario y la mano (balón que llega de forma inesperada)

* La posición de la mano no presupone necesariamente una infracción

En esta parte nos define tocar con la mano o el brazo, por lo que el hombro no forma parte de esto para sancionar, insisto, una jugada muy difícil de ver, que causó gran polémica ya que al cobrar el penal en forma correcta, lo hizoCardona, la serie cambio a favor de los Rayados, aunado a dos expulsiones (otra vez la gran indisciplina que ha tenido este equipo) de Paolo Goltz y Oswaldo Martínez por insultos al árbitro, una jugada de apreciación, que resultó en comentarios nada agradables para Roberto García. Que de no haber indicado esta mano, seguramente las inconformidades continuarían con mayor crítica negativa hacia el gremio arbitral.

En Pachuca de igual manera se disputó una partido con mucho dinamismo que se resolvió hasta el último minuto, ya que los tuzos se salvaron del gol del empate después de un tiro de Cano que pasó muy cerca del poste derecho del Conejo Pérez, en este juego hubo una jugada en donde Murillo le pone, en mi opinión, una zancadilla imprudente a Boselli dentro del área penal que debió de marcarse a favor de León, no siendo apreciada por Jorge Isaac Rojas árbitro en turno. Dos semifinales completas con buen futbol, estadios llenos, así como laque no debe faltar la polémica arbitral, con decisiones, insisto, muy complicadas que al tomarla se beneficia a un equipo, como Chivas secuencia se afecta al otro, parte del trabajo de los señores Arbitros, en soportar la crítica -sobre todo negativa e implacable- esto es simplemente un juego de futbol que llena de pasión a la oficina por los colores de su equipo. Ahora adiós frutar la final entre Monterrey y Pachuca.

Newsletter
No te pierdas