La leche, ¿mito o realidad?

Siempre nos dijeron que la leche era nutritiva e indispensable en nuestra alimentación.
Ciudad de México -

“Si no quieres desayunar, tómate aunque sea un vaso de leche hijo” ¿Te suena familiar?

Para crecer y mantener sanos tus huesos y dientes… Siempre nos dijeron que la leche era nutritiva e indispensable en nuestra alimentación. Sin embargo, ahora tenemos más información que, si no ha llegado a tus manos, hoy te la contaré para que no te dejes engañar.

1. Los adultos no necesitamos tomar leche: REALIDAD.

Es cierto que la leche materna es el mejor alimento para los recién nacidos, y de hecho está comprobado que mejora el crecimiento y desarrollo del niño. Observa a la naturaleza, todos los animales pasan por ese periodo de lactancia: toman leche de su propia especie y, una vez que dejan de ser cachorros, la eliminan de su dieta. Y nosotros los humanos, ¿qué hacemos? Tomamos leche toda la vida y además de otra especie, ¡de la vaca! ¿Te parece natural? Claro que no, y no la necesitas.

2. Si quieres huesos fuertes para correr mejor, la leche es la mejor fuente de calcio. MITO.

Al consumir leche, queso y proteínas animales en general, la sangre de nuestro cuerpo se vuelve ácida, y el cuerpo, para poder contrarrestarlo, saca parte del calcio que tenemos en los huesos para poder equilibrar el pH (acidez). Entonces, no es solo que no podamos aprovechar el calcio que tiene la leche, sino que además, estamos debilitando nuestros huesos. Los mejores alimentos para adquirir el calcio son los vegetales. Tú dirás.

3. Puede causar cáncer. REALIDAD

¿Te has dado cuenta que actualmente las niñas comienzan la pubertad a edades muy tempranas? Parte de esto tiene que ver con el consumo de leche. Para que una vaca pueda producir más leche de lo que daría de manera natural, necesita más hormonas, y lo que hacen las compañías lácteas es inyectárselas. El peligro está cuando estas hormonas se traspasan a la leche y nos la tomamos: está comprobado que se relaciona con cáncer de próstata, mama y ovarios.

La leche puede tener nutrimentos indispensables, pero para obtenerlos no necesitamos tomarla. Así que ahora es tu decisión, si vas a tomar un licuado después de correr, prefiere otro tipo de leche como la de almendra, arroz, coco: ya existen muchas opciones en el mercado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas