Benfica tiene que cumplir su palabra

El futbol como la vida, es de ilusión. Y no se pude jugar con la ilusión de la gente.
Ciudad de México -

El futbol como la vida, es de ilusión. Y no se pude jugar con la ilusión de la gente. El Benfica se está equivocando, pero todavía tengo la esperanza de que recapaciten y entiendan que la palabra es de las cosas más importantes que tenemos.

Raúl Alonso Jiménez ha hecho todo lo que ha podido para ir a los Juegos Olímpicos de Rio 2016. Ha respetado tiempos y procesos. Habló primero con su director deportivo, Rui Costa, quien le dijo que tenía permiso para ir a los Olímpicos.

Con luz verde, Jiménez agarró el teléfono y le marcó a Juan Carlos Osorio para comunicarle la noticia. Después hizo lo propio con Raúl Gutiérrez. Todos estaban en el mismo canal. Raúl había conseguido el permiso.

Pasaron los días y Raúl Jiménez nos dio una entrevista en Noticias MVS donde hacia público el permiso que tenía por parte del Benfica para asistir a la justa olímpica.

En Portugal, las Águilas salieron campeones de Liga y ahí todo cambió, pues ahora Benfica tiene que jugar la supercopa, que será en los primeros días de agosto.

Raúl, pensando que tenía el permiso, platicó con Rui Victoria, su técnico, quien le dijo que veía complicado que lo pudieran prestar, pues no quería que se perdiera partidos importantes.

Sorprendido Jiménez, viajó para concentrarse con el Tri de cara a la Copa América. Buscó hablar con Rui Costa pero no tuvo suerte.

En la selección también se viven momentos de nerviosismo, pues ya contaban con Raúl como parte del plantel y que el Benfica cambié de opinión es algo que molesta.

Ahora todo está en manos de Jorge Berlanga, representante de Jiménez y de su poder de convencimiento. Jorge buscará llegar a un acuerdo con Benfica en donde todos estén contentos y conformes de cara a las próximas convocatorias que pueda tener Raúl con la selección.

Es momento de que Rui Costa cumpla su palabra y sostenga lo que le prometió a Jiménez. Costa dijo que lo apoyarían y que lo ayudarían a ir a los Olímpicos. Ahora Benfica tiene que mostrar su lado humano y saber que si dejan ir a Raúl, conseguirán un sentido de pertenencia y una gratitud importante.

Solo el tiempo nos dirá cómo quedan las cosas, pero si Benfica cumple su palabra, será una buena razón para seguir creyendo. Si no, me quedará claro que los directivos le dicen al jugador lo que quiere escuchar, sin ningún tipo de responsabilidad. Vámonos, que la pasen bien.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas