Hooligans: Una mirada panóptica

Marsella y Niza, escenarios de enfrentamientos entre Hooligans ingleses y aficionados rusos.
Ciudad de México -

Marsella y Niza nuevamente han sido escenarios de enfrentamientos entre Hooligans ingleses y aficionados rusos, más que el saldo de heridos que de por sí es preocupante, lo que más preocupa es nuevamente el desconocimiento de la violencia, no solo en el futbol, sino en general, tienen los medios deportivos. Y es que una mala explicación de la violencia en este deporte no solo es irresponsable, sino que reproduce estereotipos y vacíos de conocimiento en las audiencias que, pueden llegar a construir una falsa definición de la violencia en el balompié. Las violencias están en el futbol dentro y fuera de las canchas, muchas veces en forma de contactos físico, de peleas cuerpo a cuerpo entre grupos, con palos, piedras, sillas. Viene también de los cuerpos policiacos que reprimen con violencia a quienes los atacan, pero también de los medios de comunicación que se conforman con llamar “pseudoaficionados” a quienes justamente generan la violencia dentro y fuera de los estadios. Ese lenguaje no solo es clasista, sino racista, pero sobre todo ignorante al calificar solo la violencia pobremente y sin argumentos. Es decir, no se profundiza en el acto violento relativo al futbol, porque lo importante, es el partido que incluso ya está encima por el tiempo. Con la violencia no se bromea y es el deber profesional de los medios deportivos desmenuzarla a conciencia, si se va a hablar de ella, no solo descalificarla como material del desecho, porque el partido es más importante, sin embargo, si es un vector que atañe a ese partido, por lo tanto hay que pensarla, reconstruirla y formar una opinión equilibrada en las audiencias.

La violencia en el futbol tiene que ver con un modelo sistémico de poder que vienen desde las leyes mismas. Esas que tienen oprimida a las sociedades con impuestos, con castigos, con leyes y reglamentos inentendibles para el resto de los seres humanos para mantener el estatus de vigilar y castigar sistémicamente. En Inglaterra, se nos olvidó que con la creación de la Liga Premier, la violencia se trasladó de las tribunas a los barrios, pero no se erradicó. Es decir, los ingleses crearon una liga clasista, aliada a los poderes jurídicos y políticos, para “limpiar su imagen” y decirle al mundo que acabaron con los hooligans. “Lo que realmente hicieron, fue arrinconarlos en sus barrios y en sus pubs, pero eso realmente no acabó con las peleas y los diversos tipos de violencias tanto reales como simbólicas que aún hoy prevalecen en las calles de las ciudades inglesas”, como afirma el antropólogo estadounidense Dr. Roger Magazine, estudioso de la violencia en el futbol desde hace 15 años. Ahora que los hooligans salen de casa y van a Francia, lo único que hacen es trasladar esa violencia cuya construcción se ha venido dando desde el thatcherismo, curiosamente uno de los regímenes más violentos que un poder inglés ha tenido en contra de sus ciudadanos y que mutiló sus aspiraciones de entrar a un estadio. Elevando los precios, fichando a los más violentos por consanguineidad, no individualmente, esto es que los familiares de hasta tercera generación, no pueden entrar a un estadio inglés. Si esto no es violencia simbólica, entonces no sé de qué estamos hablando. No nos extrañe entonces de los por qué de los acontecimientos de Marsella y Niza a últimas fechas. Las otras violencias se dan en el marco del futbol, pero con distintos fondos. Católicos franceses y protestantes irlandeses se enfrentan en Niza teniendo como vector el futbol y las playeras del equipo irlandés como estandartes, pero el fondo es un tema religioso que se convierte en racista y clasista al mismo tiempo.

Hemos insistido durante más de 10 años a los medios de comunicación deportivos que no hagan calificaciones llenas de una ignorancia supina, que ofende. El futbol no es un fenómeno aislado del mundo social, es una tecnología social que por su importancia debe ser tratado en contexto, de esta forma las audiencias futboleras, tendrán un mejor criterio de lo que pasa alrededor del deporte más consumido del mundo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas