Rafa Márquez, como patrón, en avión privado

Cuando eres Rafael Márquez Álvarez no es necesario pensar en mostradores, filtros de seguridad y salas de espera como cualquier mortal.

Cuando eres Rafael Márquez Álvarez no es necesario pensar en mostradores, filtros de seguridad y salas de espera como cualquier mortal. Todo eso se ahorró el capitán de la Selección Mexicana en su viaje relámpago a Guadalajara para estar presente en el nacimiento de su hijo Leonardo.

El eterno capitán del Tricolor voló el miércoles en avión privado a la Perla Tapatía porque sin querer perderse tal acontecimiento familiar también pensó en la premura de la preparación del partido de cuartos de final este sábado contra Chile en la Copa América Centenario, a celebrarse en San Francisco.

Por ello fue posible que el defensa estuviera en el entrenamiento de la Selección ese día por la mañana y pronto aterrizara en Guadalajara, de donde regresó este viernes, cuando el entrenamiento es vespertino por lo que fue capaz de emprender tal trajín y perderse sólo un día de prácticas.

Por supuesto que Rafa puede darse esos lujos y más, por algo tiene una gran trayectoria a nivel internacional. Qué bueno que pudo estar en un momento tan importante con su familia y estará en otro muy relevante con el Tri..

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas