El mexicano se olvidó de ser futbolista

Pasan los días y todavía tenemos fresca la vergüenza de la Selección de México contra Chile.
Ciudad de México -

Pasan los días y todavía tenemos fresca la vergüenza de la Selección de México contra Chile. Seguimos teniendo muchas preguntas y muy pocas respuestas. Pero hoy le quiero hablar al futbolista, ese que vivió en carne propia una humillación que nunca olvidará.

En un país de 120 millones de habitantes, en donde la gran mayoría de los hombres, crecieron soñando con ser seleccionados nacionales, hoy tenemos un grupo de futbolistas que no estuvieron a la altura de las ilusiones que generaron.

Los futbolistas no son héroes, por más que así los queramos ver. Los héroes en la vida son los bomberos, policías, albañiles y trabajadores que salen de madrugada de su casa y regresan cuando ya es de noche, solamente para llevar comida para sus hijos. Esos son los verdaderos héroes.

Sin embargo, todas esas personas disfrutan muchísimo viendo a la selección y se llegan a olvidar de sus problemas por un rato. El futbolista mexicano tiene que ser consciente de lo que representa y saber que papelones como los del sábado no están permitidos.

Y es que en la actualidad, el futbolista mexicano está más preocupado por los patrocinadores, por usar los tenis que le acomodan, por tener vacaciones o porque su novia esté cerca de ellos durante la concentración. Así no funciona.

Las quejas y las malas caras por las charlas largas o por la hora y media de video para estudiar al rival, no se deben de admitir más.

Se les olvida que cobran un dineral, por hacer lo que la mayoría de la población haría gratis; jugar futbol. Lo único que se les pide es que dejen el alma 90 minutos. Pueden jugar bien o mal, pero la actitud no es negociable.

La autocrítica del seleccionado nacional, no tiene que estar en su nivel de juego, sino en la manera de encarar cada partido, sabiendo que son privilegiados y que la displicencia no va.

Estamos a muy buen tiempo de entender y de cambiar de actitud de cara a próximos torneos, porque así, no vamos a ningún lado. Vámonos, que la pasen bien.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas