Cacha, otra víctima de la 'dictadura' de Tigres

Hace unos días, Egidio Arévalo explotó contra la directiva de Tigres, acusándolos de haber hecho mal las cosas.
Arévalo explotó contra la directiva de Tigres.
 Arévalo explotó contra la directiva de Tigres.  (Foto: Fuente: Mexsport)
  • Héctor Mancilla fue avisado que no entra en planes, aún no tiene equipo
Monterrey, Nuevo León -

Hace unos días, Egidio Arévalo explotó contra la directiva de Tigres, acusándolos de haber hecho mal las cosas, al ni siquiera haberle avisado de su pase a Chiapas, situación que Alejandro Rodríguez, presidente felino, negó rotundamente, sin embargo, esta historia se ha vuelto una costumbre.

No es la primera vez que se da este tipo de casos en el entorno del cuadro de la UANL, como algunos ejemplos están Alan Pulido, Enrique Esqueda, Hugo Rodríguez, Danilinho, Lucas Lobos, Israel Jiménez, Jonathan Bornstein, entre otros, jugadores que han sido víctimas al orillarlos a salir del club.

Ni los ídolos se salvan de la mano dura de la dirigencia, si ya no entran en planes no hay nada que hacer para que se queden en el equipo. Así le sucedió a Lucas Lobos y Danilinho, dos de los pilares del campeonato de Liga del 2011, al primero argumentándole baja de juego, lo enviaron a Toluca a pesar de haber manifestado que deseaba seguir con los felinos y el segundo, enviado a Chiapas por indisciplina.

En el Régimen de Transferencias 2015, el cuadro nicolaíta vendió el 50 por ciento de la carta de Pulido a Chivas, negociación que fue sin el aval del jugador, quien seguía en su sueño de jugar en Europa; finalmente, el trato con el Guadalajara se vino abajo, debido a que la Liga no pudo dar por hecha la transferencia al estar el litigio en el TAS.

A Enrique Esqueda y a Gerardo Lugo les pasó algo similar, ambos fueron transferidos a Veracruz pero notificados de su fichaje hasta después; al final los jugadores fueron a los escualos, equipo que los recibió con los brazos abiertos; ahora, ambos fueron enviados a la Liga de Ascenso sin antes ser consultados.

Tras un pleito con Ricardo Ferretti, Israel Jiménez fue enviado a Tijuana en el Apertura 2014, el tiempo sanó las heridas y el Piloto volvió al equipo. En ese mismo año, Jonathan Bornstein se negó a ir al Atlante y en principio se escapó de irse, pero terminó yéndose al siguiente semestre.

Otro conflicto sonado fue el que tuvo Carlos Salcido, quien pidió salir de Tigres, después ofreció disculpas y al paso de unos meses terminó en Chivas. La relación ya estaba rota.

En 2011 salió Lucas Ayala al Atlas, elemento que no quería salir y que por decisión de Tuca y directivos, lo enviaron a otro equipo, luego de que este mediocampista tuviera pleito con Antonio Sancho.

Y si nos remontamos a casos todavía más antiguos figuran Francisco Fonseca y Sebastián González, dos elementos de renombre quienes no se fueron contentos del club auriazul, incluso pelearon por un pago que no se efectuó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×