La construcción de una historia inteligente

Ser director técnico, significa sacrificio, esfuerzo, alta comprensión del juego.
Ciudad de México -

Ser técnico de futbol de ninguna manera es fácil. Es el trabajo que muchas personas en el mundo desean tener. Ser director técnico, significa sacrificio, esfuerzo, alta comprensión del juego, gestionar relaciones, tener liderazgo, saber de gerencia y estrategias de comunicación, tener una buena dosis de paciencia, etc. Los problemas no son chicos en ninguna organización deportiva y los técnicos o entrenadores son quienes llevan una responsabilidad donde la cirugía para resolverlos es clave o no, para éxito de la misma.

Joan Ginebra es un joven mexicano que trabaja duro para ser técnico de futbol de alto nivel. Exploró los campos del pequeñísimo mundo del futbol mexicano. Se dio cuenta de que no podría competir si solo hacía los cursos de la Federación Mexicana de Futbol, que otorga distintos niveles, desde E hasta el A, para ser Director Técnico. ¿La solución? Irse a Europa. Así con la maleta de las realidades partió a Dortmund, donde el Borussia lo invita hacer un curso de verano. Antes había pasado por un club de la cuarta división mexicana donde fue auxiliar técnico. En los campos del BVB09 conoce a Thomas Tuchel, que le permitió conocer de cerca su metodología de trabajo. “Los secretos compartidos hacen comunidad” diría algunas Albert Camus cuando jugaba futbol en Argelia. Fue ahí que Joan entendió los conceptos que lo han formado como técnico de futbol y como persona.

Ser parte del Borussia Dortmund (donde por cierto fue el primer mexicano en vestir los colores de esa escuadra ya que jugó un amistoso contra Scheffield FC), lo convirtió en el “niño adelantado de su clase” al llegar a la Escuela Catalana de Entrenadores, donde actualmente cursa el nivel A que otorga la UEFA, para ser entrenador en equipos de segunda y tercera división en Europa. ¿Cuál es, pues, ese sentimiento incalculable que priva al espíritu del sueño necesario para construir la vida? Un mundo que se puede explicar desde los esfuerzos, las flaquezas y las grandes dudas, es un mundo donde los retos se vuelven cotidianos y la solución de problemas nos es más fácil, aunque en los procesos haya dolor, de nosotros depende que el sufrimiento permanezca o no. Joan lo sabe por eso se forma en esos parámetros.

La Escuela Catalana de Futbol donde hoy se desarrolla y se piensa uno de los estilos más potentes del balompié mundial, es un curioso de materiales, es un disco duro donde la información es muchísima, es una biblioteca de conocimiento del deporte más practicado en el mundo. Ahí, este joven mexicano se desenvuelve, piensa, se re-inventa día a día, pensando la arquitectura de sus propias metas. Tuchel le dio el empujón que necesitaba para ser el “Niño aplicado de la clase”, lo qué le dijo es como ir construyendo, una a una, sus cualidades para ser un técnico mexicano de renombre. Sí, uno de los pocos técnicos junto con Javier Aguirre, en tener un título de UEFA. Sirva la historia de Joan para romper las viejas y desvencijadas prácticas que tiene el futbol mexicano, para reciclar técnicos y no querer crecer.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas