Paul Gascoigne, el genio atrapado en la botella

Paul Gascoigne, fue un jugador que maravillaba en los años 90 a Inglaterra y ¡a todo el mundo! Por algo fue considerado el mejor futbolista de su generación.
Ciudad de México -

Es muy triste cuando una de las grandes estrellas del deporte se retira, pero todavía es más triste cuando esa estrella termina en la desgracia y el olvido.

Paul Gascoigne, fue un jugador que maravillaba en los años 90 a Inglaterra y ¡a todo el mundo! Por algo fue considerado el mejor futbolista de su generación. El inglés debutó como profesional en el Newcastle a los 18 años y tres años después paso al Totthenham por 2 millones de libras, convirtiéndose en ese momento, en el traspaso más caro del fútbol inglés. Era un jugador de gran fuerza y con gran visión del juego que lo llevó a ser considerado un genio por su actitud desenfadada en el campo de juego.

Gascoigne siempre enseñó su carácter temperamental, carácter que seguro lo llevó al éxito deportivo, pero que también le trajo líos que terminaron por echar a la borda su carrera junto con un rompimiento de los ligamentos cruzados de su rodilla. Después ya nada fue igual y no pudo recuperarse y rendir al mismo nivel que alcanzó en algún momento de su desempeño futbolístico.

Aquel extraordinario futbolista, está hoy perdido en las drogas y el alcohol. Los diarios sensacionalistas ingleses se han dado vuelo publicando fotografías de su penosa situación, pero eso sí, todavía hay quienes dicen en Inglaterra que la salud de Paul les preocupa... ¡por favor! ¿y por qué nadie hace nada por él?

Paul Gascoigne ha sido tan grande como polémico en el campo y en sus frases; como cuando alguna vez le preguntaron sobre sus virtudes y dijo: "La cerveza, el chocolate y las mujeres”. Sobre sus adicciones: "Tomaba cocaína a todas horas. Llegué a meterme 16 rayas al día, estaba descontrolado. Ponía la cocaína en un plato y decía - tengo que probarla-. Sabía que me estaba matando, pero no la dejaba". Y como cuando le preguntaron sobre rehabilitarse, contestó: "A algunos centros de tratamiento les gusta darte títulos, como que tengo un trastorno bipolar y esas cosas. Lo que realmente soy es un alcohólico". A pesar de todo hay algo que tiene muy claro: "No he dañado a nadie, sólo a mí mismo".

Es una pena ver así a un futbolista de esa calidad, dicen que todos en su entorno están sobornados para contar y poder publicar lo peor de un ser humano. Lo último, han sido las fotografías de un rotativo inglés, mostrando a Gascoigne desnudo bajando de un taxi con apenas una bata de baño tratando de cubrirse, en condiciones miserables buscando supuestamente más alcohol, imágenes que enseñan al mundo la decadencia de una estrella que desde hace muchos años se empeña en apagar su brillantez. Un ejemplo muy triste y denigrante, sin embargo ojalá pueda ser una lección para muchos atletas.

Nos leemos el próximo viernes y recuerden: “Máscaras habrán muchas, pero Enchilada… sólo una”.

Sígueme en Twitter: @mascarenchilada
Y en facebook.com/MascaraEnchilada/

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas