¿Por qué los Olímpicos serán en Río?

Río de Janeiro será la primera ciudad sudamericana en albergar unos JJOO
 Jacques Rogge anunció en 2009 que Río albergaría los JJOO.  (Foto: Getty, Getty)
  • Río de Janeiro será la primera ciudad sudamericana en albergar unos JJOO
Ciudad de México -

Algo de suerte, una buena dosis de salud económica y la etiqueta de inédita le dieron a Río de Janeiro la sede de los Juegos Olímpicos que inician esta semana.

En un instante, Copenhague y la “cidade maravilhosa” se unieron por el anuncio de una elección histórica. Jacques Rogge, presidente del Comité Olímpico Internacional, anunciaba el 2 de octubre de 2009 en Dinamarca que la ciudad brasileña albergaría la edición número 31 del evento.

Brasil aspiraba a convertirse en la quinta economía más grande del planeta, pero siete años después será anfitrión con austeridad y un 10 por ciento de recorte en el presupuesto, cuestionado por temas ambientales y una moneda que tan solo en 2015 se devaluó casi el 50 por ciento respecto al dólar.

La elección fue histórica porque Río superó a Madrid por 66 votos a 32, una vez que Chicago y Tokio se habían quedado en el camino de las primeras rondas.

España, Estados Unidos y Japón ya habían albergado los Juegos alguna vez, a diferencia de Río, porque incluso será la primera vez que los Juegos sean en Sudamérica.

Antes de ello, Doha fue eliminada porque proponía realizar los Juegos en octubre para evitar el calor, lo que fue descartado. Ahí apareció la fortuna carioca y cobró relevancia Río, luego de que también antes fueron rechazadas Bakú y Praga.

Los factores examinados para Río fueron el apoyo gubernamental, la infraestructura que prometía avances por el Mundial de Futbol del 2014, la experiencia en otros eventos deportivos, financiación, proyecto general y legado deportivo.

La delegación brasileña encabezada por el mítico Pelé y el entonces presidente Luiz Ignacio Lula Da Silva, brincaron de alegría en Copenhague, mientras en la playa de Coapcabana alrededor de 50 mil cariocas gritaban de júbilo.

Sin embargo, siete años pasaron y hoy la ciudad se ha visto rebasada en varios aspectos al ser etiquetada con “calamidad financiera”, molestia de su población, una presidenta que fue obligada a dimitir, instalaciones que no han estado listas a tiempo y amenazas como el zika o la contaminación en las aguas de la Bahía de Guanabara o la laguna Rodrigo de Freitas donde nadarán atletas de diversas disciplinas.

Del 2009 a la fecha, la realidad le cambió las expectativas a los Juegos. A partir de este viernes se confirmará si el pesimismo ha sido demasiado o las bajas expectativas un pronóstico acertado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×