Del Chepo a Almeyda, la alegría de Chofis López

Javier Eduardo López, mejor conocido como Chofis, es de esos futbolistas que con condiciones diferentes trata de abrirse paso en el medio futbolístico mexicano.
 Chofis López  (Foto: MedioTiempo)
  • No se desesperó y supo esperar sus oportunidades, que llegaron con Matías Almeyda
Guadalajara, Jalisco -
Del Chepo a Almeyda, la alegría de Eduardo López

Javier Eduardo López, mejor conocido como Chofis, es de esos futbolistas que con condiciones diferentes trata de abrirse paso en el medio futbolístico mexicano en el que no se dan tantas oportunidades para los jóvenes y también vivió momentos amargos en Chivas cuando el técnico era José Manuel de la Torre.

"La verdad sí estuvo muy difícil para mí, porque estaba el tema del descenso y esas cosas, además el técnico tenía otro estilo de juego. Yo siempre respeté su decisión. No me desesperé y trabajé; sabía que cualquier día podía llegar la oportunidad. Llegó Matías (Almeyda) y de un día a otro empezó a hablar conmigo, me dijo que confiara en él y fue así como yo lo hice”, contó a Mediotiempo el volante del cuadro rojiblanco.

Una clave de Chofis en aquellos días fue no haber perdido la paciencia, pese a que no llegaban las oportunidades, supo esperar la oportunidad de demostrar su capacidad.

“Por ahí todos los futbolistas tenemos malos momentos y creo que ese fue el mal momento que viví durante un año, pero no me desesperé, estuve tranquilo y tuve paciencia”, explicó.

Estos golpes en su carrera lo han ayudado a crecer como persona. Hoy dice ser un futbolista y una persona más madura.

“Todo me ha ayudado a ser una persona más madura, entender más cosas a las que me iba a enfrentar para estar bien preparado. Todo eso me ayudó para enfrentar lo que se vino, como lo de negar entrevistas; no era por otra cosa, sino que le pedí al entrenador estar tranquilo, no pensar en otras cosas”, señaló.


SE VE REFLEJADO EN LOS NIÑOS ‘CAZAUTÓGRAFOS’

Desde joven, en su natal Torreón, a Chofis también le tocó vivir esa etapa de ser admirador de algunos de los futbolistas del cuadro lagunero. Ahora a la distancia recuerda esa etapa y se ve reflejado en todos esos niños que ya lo reconocen en la calle.

"Es bonito ver a los niños que te tomen como un ídolo. Me pongo en el lugar de ellos y así fui cuando estaba en Torreón. En su momento allá iba a ver a Santos, estaba en las tribunas y le gritaba a los jugadores, me tocó ver a (Daniel) Ludueña, Fernando Arce, el Pony Ruiz, Oswaldo (Sánchez), Oribe Peralta. Ahora de este lado me pongo en el lugar de ellos y no es difícil, al contrario, es bonito escuchar a los niños que te gritan y a veces hasta platico con ellos”.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×