Visita incómoda

Hace unos días, llegó una visita que ha resultado muy incómoda.
Ciudad de México -

Hace unos días, llegó una visita que ha resultado muy incómoda. Porque eso de recibir a alguien que te insulta, que no te cae bien, es más, que ni siquiera puedes ver ¡ni en pintura!, para nada es agradable.

Pero lo peor, es que en tu casa y con tu gente (en homenaje al Dr. Wagner Jr.), esa visita llegue y te repita en la cara, lo que ya había venido amenazado, te haga ver pequeño y encima de eso, se convierta en el alma de tu fiesta. ¡Chale!

Y es que, ante el papelón con tu gente, por supuesto que todos los de la casa, no solo están indignados por su presencia, sino que no dan crédito a lo que vieron, porque lo sucedido no fue cosa menor para los que de verdad creen. Ahora sí que como diría un conocido filoso: ¡Si ya saben cómo es, pa' que lo invitan!

Sin embargo, después de la visita mucho queda para la reflexión. Han sido días y días de análisis, los especialistas se dan vuelo con comentarios de todo tipo; es más, creo que deberían hacer una conferencia de prensa para calmar los ríos de críticas por la indignación que causó entre la gente dicha visita. Por cierto, hay que saber reconocer, que el visitante siempre se mostró bien plantado, congruente y mandón en el escenario. Todos esperaban un perdón por todo lo que había dicho, pero no, la verdad hasta fue desafiante para el futuro que viene.

¿Qué pensaron? que hablaba de Donald Trump y su visita a nuestro país, pues no, aunque todo sea tan parecido. Me refiero al Clásico América - Chivas, donde las águilas perdieron 3-0 en su casa y en plena fiesta de su Centenario.

Trump en efecto, fue un visitante que causó una oleada de críticas en nuestro país, pero no se compara con la tormenta que Chivas como visitante le ocasionó al América desde el mismo partido y hasta estos días. Trump es como es y si todavía le das chance, pues viene y te embarra en la cara lo que ya ha dicho anteriormente.

Chivas como visitante hizo ver mal América que después de lo enseñado (un equipo sin mística, sin coraje, apagado, jugando a nada y perdiendo de fea manera ante su archirrival), no le queda más que ganar el clásico contra Cruz Azul, contra Pumas... y ganar lo que pueda en el semestre, aunque diga Nacho Ambriz (quien eso sí, sacó el carácter contra la prensa, pero no contra Chivas), que va a ser campeón o se va ¡a poco! ¡Qué novedad!

Así que Trump con su visita dejó a México humillado y Chivas hizo lo mismo con América. Un equipo que después de la goleada quedó como su uniforme: deslavado.

Nos leemos el próximo viernes y recuerden: “Máscaras habrán muchas, pero Enchilada… solo una”.

Sígueme en Twitter: @mascarenchilada

Y en facebook.com/MascaraEnchilada/

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas