Con el Tricolor de Osorio no vamos a ninguna parte

Juan Carlos Osorio llegó al timón de la Selección Mexicana en medio de mucha polémica, debido a su fugaz paso por el futbol mexicano y sobre todo por ser la sexta opción para la Federación Mexicana.
Ciudad de México -

Juan Carlos Osorio llegó al timón de la Selección Mexicana en medio de mucha polémica, debido a su fugaz paso por el futbol mexicano, su breve permanencia con los equipos a los que había dirigido y sobre todo por ser la sexta opción para la Federación Mexicana. Muchas veces he pensado que si Miguel Herrera hablara bonito o hubiera leído un libro más en su vida, seguiría dirigiendo a la Selección. Obvio, sin olvidar el penoso incidente en un aeropuerto con un periodista.

A muchos les retumbó la cabeza el partido contra Chile en la Copa América Centenario, en la cual el equipo mexicano no sufrió una humillación tremenda, "sin meter las manitas", dirían en mi colonia. A esto gran parte de la prensa deportiva pidió mesura cuando otros querían sangre, mientras que por los rumbos de Metepec se decidía continuar con el proyecto después de un mea culpa de todos que a mi percepción fue de dientes para afuera, con un supuesto cambio en la forma de llevar el grupo y las rotaciones del equipo, cosa que no ha sucedido.

El problema va mas allá, sin saberle mucho al futbol el equipo nacional no tiene un estilo de juego, no generan supremacía ni diferencia durante gran parte del duelo, los jugadores por más que digan que entienden los conceptos claros de Osorio no lo reflejan en el campo y peor aún, cada quién hace lo que quiere. Por si fuera poco, a eso le sumamos que Rafa Márquez se molestó con Osorio por no ponerlo de inicio contra Chile, los jugadores no están contentos con las rotaciones y lo que es peor, el cínico de Carlos Vela ya salió a decir que se pone a disposición de la Selección, mientras que cuando se le fue a rogar no quiso y ahora resulta que siempre sí.

Aunado a lo anterior, ya va a empezar el Hexagonal y México no la tiene nada fácil, así que antes de que tengamos que traer un bombero a dirigir el juego del repechaje, mandemos a Guillermo Cantú y a Santiago Baños a salvar al Atlante, a Osorio a escribir libros a tres plumas y traigan un técnico capaz de poner en cintura tanto déficit de nuestro futbol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas