El mito del trofeo de América… que sería de Cruz Azul

El mito del trofeo de América… que sería de Cruz Azul
El mito del trofeo que sería de Cruz Azul
  • No se trató de una 'C' sino de un rayón por el dramatismo de la final
  • Fue un detalle que en América recuerdan con agrado y así lo guardan
Ciudad de México -

Habían pasado más de 90 minutos y todavía faltaba mucho dramatismo. El trofeo que ganó América y se cree lleva una “C” grabada por error porque iba a ser de Cruz Azul, en realidad fue un reflejo de la voltereta histórica en la final del Clausura 2013.

José Juan Marmolejo, creador de los trofeos para la Liga MX, estaba sentado a un lado de la cancha, había preparado la placa para poner el nombre de la Máquina porque estaba a segundos de romper su añeja sequía de títulos, cuando de repente vio cruzar la cancha al portero americanista.

"Puse la placa de Cruz Azul y en ese momento levanté la mirada y sale corriendo Moisés (Muñoz). No veo el gol, todo mundo grita y por dentro todo entusiasmado no sabía qué pasaba", relató a Mediotiempo.

"Quité la placa de Cruz Azul pero ya no me dio tiempo de poner la de América y lo tuve que hacer a mano. Llovía, el agua estaba como regadera, quiero grabar y se me resbala el taladro, hace una bajada y subida que parecen una ‘C’, no lo pude corregir y tuve que seguir. Eso fue lo que pasó en realidad".

De ahí el mito. Muchos creyeron que se había adelantado al silbatazo final y escribía "Cruz Azul". De cualquier modo, las circunstancias provocaron que al final ofreciera un trofeo que fue único y que por lo mismo en el América ni el Piojo Herrera ni Ricardo Peláez quisieron que corrigiera.

La lluvia torrencial de aquella noche del 26 de mayo del 2013 en el Azteca provocó que la labor de Marmolejo se complicara de por sí, ya que no esconde su afición por las Águilas, que este sábado visitan precisamente a Cruz Azul.

"Era una lluvia torrencial, estaba con la emoción porque soy americanista y estaba angustiado de ver que Cruz Azul estaba ganando”, agregó.

“Comencé a preparar el trofeo, la placa, tomé el taladro, que me dio mucho miedo porque me podía electrocutar por la lluvia, con los camarógrafos alrededor y empecé con el nervio”.

El gol de Muñoz cambió todo y esa emoción que incluyó tiempos extra y penales impidió que en el América le permitieran enmendar el rayón.

"Al día siguiente del partido me hablaron del América para que fuera a cotizarles algunos obsequios, estuve sentado con la directiva y con Miguel Herrera y les dije: ‘por favor déjenmelo llevar, lo arreglo en media hora, es muy rápido’ y no quisieron; prefirieron que quedará plasmada esa situación", recordó Marmolejo.

"Es un sentimiento muy bonito porque dentro de esa situación quedó plasmado un error de mi parte, pero al mismo tiempo es algo que ningún otro trofeo lo tiene, es único como aquella final".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×