Reventa operó en Chiapas con vendedores, discapacitados y ‘viene viene’

Reventa operó en Chiapas con vendedores, discapacitados y ‘viene viene’
La reventa de los jaguares
  • Los precios varían poco y la afición prefiere comprar en la reventa que en la taquilla
Chiapas -

Con una mano te ofrecen una bolsa de plátanos dorados y con la otra un boleto para el Estadio Víctor Manuel Reyna.

Esa, al menos este sábado para el partido ante Cruz Azul, fue una de las tantas formas de operar de la reventa en Tuxtla Gutiérrez, que así como se vale de vendedores, también lo hace con personas en silla de ruedas.

Tan solo en la cabecera sur del estadio, unos 30 revendedores se reparten la zona para vender las entradas. Algunos lo hacen de la forma convencional, como se hace en todos los estadios, y algunos otros lo hacen, vendiendo raspados, discos piratas y acomodando carros en las calles aledañas.

Los precios, como suele pasar cuando uno de los equipos de alta demanda está de visita, están por arriba de lo que se adquieren en el sistema oficial, sin embargo el aumento no es mucho, ya que los más baratos, de 200 pesos, se ofrecían en la reventa en 250 pesos.

La poca variación en los costos ocasiona ver más gente comprando su boleto en la reventa, que en las taquillas del estadio, que para el inicio del partido, y pese al mal paso de los Jaguares, lucía prácticamente lleno.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×