Salvador Cabañas: de la gloria a la ruina… y al resurgimiento

De vivir en la opulencia, perdió todo y tocó fondo, al grado que debió empezar de nuevo desde cero, trabajando con sus padres en su natal Paraguay.
Cabañas: de la gloria a la ruina… y al resurgimiento
  • Con base en su experiencia, el “Mariscal” recomienda administrar sus recursos a los futbolistas
Guadalajara, Jalisco, México -

Después de la gloria, el balazo en 2010, de ahí la decadencia y luego el resurgimiento. De visita en México, Salvador Cabañas se presume al 100 por ciento, hasta como para aconsejar a los futbolistas actuales.

De vivir en la opulencia, perdió todo y tocó fondo, al grado que debió empezar de nuevo desde cero, trabajando con sus padres en su natal Paraguay.

El conflicto de la separación matrimonial con María Lorgia Alonso, y los abusos de su exapoderado, José María González, dejaron a Cabañas en la ruina, pues prácticamente perdió todo.

Hoy, con base en su experiencia, aconseja al futbolista profesional de la actualidad, los de los sueldos fuera de proporción.

“Yo les diría a los jugadores de hoy que se cuiden mucho, que estén atentos a su familia, que es lo más importante. Que aporten cada dinero que ganen, que sigan teniendo muchas cosas, que es lo más interesante, porque dentro de poco lo van a necesitar y estará presente el dinero que están ganando”.

Cabañas participó este domingo en el "Clásico histórico" del atiborrado Estadio Jalisco, donde únicamente estuvo 16 minutos dentro de la cancha y apenas pudo tocar el balón. Pese a su escasa participación, fue ampliamente ovacionado por la afición de América y Chivas y de los más buscados por la afición de los azulcremas.

“Tuve problemas muy difíciles, pero lo importante es que estoy saliendo bien y que estoy saliendo adelante. Estoy muy feliz en ese sentido, recuperando todas las cosas que tengo”, dijo Cabañas a Mediotiempo.

Actualmente, el “Mariscal” paraguayo y la madre de sus hijos están en litigio por sus propiedades y cuentas bancarias, según reconoció la exesposa de Salvador, quien actualmente se dedica a la compra y venta de divisas en las calles de Asunción, la capital de Paraguay.

En su momento, Cabañas prácticamente fue despojado de sus cuentas y propiedades y tuvo que empezar desde abajo, en la elaboración de pan junto con sus padres, a quienes debe todo lo que es actualmente, junto con el Creador.

“Dios es todo para mí, él fue quien me salvó de la circunstancia que pasó y siempre le voy a estar agradecido. Gracias a Dios, y también gracias al esfuerzo que yo hice estoy totalmente recuperado y estoy al cien por ciento. Mis padres siempre están conmigo, son lo máximo y siempre me apoyan en todo”, dijo el exdelantero.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×