Afición regia vivió su Clásico en la tribuna

Los felinos impulsaron en todo momento; a pesar de ser pocos, los albiazules también se escucharon
Los fans de ambas escuadras hicieron su fiesta en el Volcán.
 Los fans de ambas escuadras hicieron su fiesta en el Volcán.  (Foto: Mexsport)
  • Fue hasta el minuto 38 que Ismael Sosa hizo explotar al Volcán y desató la locura entre los aficionados felinos
Estadio Universitario -

El Clásico Regio 109 dividió puntos para Rayados y Tigres, mientras que ambas aficiones volvieron a dejar en claro por qué son las mejores de México, al hacer su fiesta en la tribuna.

Por parte de los auriazules, un majestuoso recibimiento con dos telones.

Por momentos durante el primer tiempo se escucharon más los cerca de 500 barristas de Rayados que se ubicaron a un costado de la pantalla con los gritos de "Monterrrey, Monterrey", que el resto del Universitario que se encontraba pintado de amarillo.

Siempre los Libres y Lokos tomaron la batuta en el aliento y eran seguidos por el resto de los asistentes al Volcán, aunque por los albiazules que estuvieron cerca de irse al frente con dos balones al poste, uno de José Basanta al larguero y más tarde Yimmi Chará sacó un disparo que reventó el poste derecho de la portería defendida por Nahuel Guzmán.

Fue hasta el minuto 38 que Ismael Sosa hizo explotar al Volcán y desató la locura entre los aficionados felinos al rematar certero un servicio de Javier Aquino por izquierda, el argentino se levantó en el área para conectar de testa y desatar el grito de gol, 1-0 ganaban los felinos.

"Rayado cagón, rayado cagón, la puta que te parió", así despidió la afición universitaria al equipo del Monterrey en el descanso, tratando de ejercer presión sobre los albiazules.

Los "oles" comenzaron temprano en el segundo tiempo, cuando Tigres controlaba del balón intentando desesperar a los pupilos de Antonio Mohamed y los abucheos cuando realizaban un avance.

Los gritos de angustia de los seguidores auriazules se escucharon cuando Funes Mori controló un balón enviado por Ponchito por izquierda y que no prendió correctamente de zurda, así como al momento en que una pelota se pasó por el área albiazul sin que Sosa atinara a empujar al fondo.

Cada falta, cada jugada polémica en el partido era protestada fuertemente por la hinchada incomparable, haciendo pesar la localía y la revancha que buscaban tras la eliminación sufrida cinco meses atrás a manos del propio Monterrey: "Hijo de puta, hijo de puta", se escuchaba.

Pero el Volcán volvió a callar al momento en que Guido Pizarro desvío la trayectoria de un disparo de César Montes para empatar 1-1 el marcador y el cántico de "Dale, dale, dale Rayados", se volvió a escuchar desde lo alto, por parte de La Adicción y la igualada prevaleció hasta el silbatazo final.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×