La incertidumbre de la riqueza

Los estados de California e Illinois acaban de rebelarse contra las políticas de Trump.
Ciudad de México -

Los estados de California e Illinois acaban de rebelarse contra las políticas de Donald Trump, a grado tal que el estado de la costa pacífica, que por cierto es la novena economía del mundo, amagó con la separación de la Unión desde muchos ángulos. Louis Marinelli, activista y uno de los principales promotores de la campaña #calexit indicó: “Como la sexta economía más grande en el mundo, California es más poderosa económicamente hablando que Francia, que tiene más población que Polonia. En este punto, California se compara y compite con otras naciones, no con los otros 49 estados”, señaló. Esta campaña tuvo eco en Illinois, el otro estado que abiertamente está en contra del presidente electo de los Estados Unidos, aunque la visión de sus habitantes es dar una pelea desde adentro. Curiosamente estos dos estados, cuentan con el mayor número de habitantes mexicanos legales e ilegales. Ante este panorama, Donald Trump, amenazó a California particularmente con cortarle los fondos federales “sí siguen con políticas que no convengan a la Unión”, dijo.

¿Y esto qué tiene que ver con la Selección Mexicana de futbol? ¿La Federación Mexicana De Futbol y la Liga MX están conscientes de éste contexto? ¿por qué deberían poner atención a este tema? Muy sencillo, el negocio del futbol mexicano en Estados Unidos está en peligro. Va un dato: cuatro de cada diez mexicanos que van a ver un partido de la selección o de un equipo mexicano en esos estados son indocumentados. Un partido de futbol que huela a México podría convertirse en un objetivo para perseguir y en su caso, reprimir y apresar a mexicanos. Y quienes son legales, no querrán estar metidos en un problema en los “averigüan”. Los ingresos de la selección mexicana de futbol en los Estados Unidos, le han dado la suficiente fortaleza económica como para ser una de las diez federaciones más ricas del mundo, lo mismo va para la Liga MX.

Estamos hablando de un problema real donde el contexto tiene en la mira a los patrocinadores, las trasmisiones de televisión y las empresas que como Budweiser, han empezado a preguntarse si es buena opción tener en su nómina a empleados de origen mexicano o mexicanos en su caso. No olvidemos que la cervecera estadounidense es la principal patrocinadora de la selección mexicana en Estados Unidos. La histeria colectiva que ha desatado el presidente electo de ese país particularmente en los mexicanos, se ha vuelto una realidad social a la que hay que encontrarle una solución de fondo. Las estrategias de la Federación Mexicana de Futbol y de la Liga MX deben empezar a cambiar o por lo menos tener un plan de contingencia de algo que les puede afectar gravemente.

Nos gustaría saber las posibles soluciones que tienen ambas instituciones y los equipos de futbol para enfrentar esta crisis. Mirar otros mercados “no tan mexicanizados” puede ser en sí, un reto y una oportunidad deportiva y de negocios más globales. Replantear una estrategia financiera distinta en otros mercados. Hay selecciones que son rentables en Europa sin ningún problema. El problema es que son grandes selecciones, como Argentina y Brasil. México no es una gran selección. Entonces. ¿Cómo resolver el algoritmo? ¿La ecuación social que se presenta? Quizá es momento que los dueños de la selección nacional y la liga MX se acerquen a la sociedad civil y juntos solucionen el problema. Empresarios, académicos, fundaciones y otros entes podrían mirar otros mercados y con ello el futbol se diversificaría. ¿Oportunidad o hundimiento? Y no, este texto no es apocalíptico, es realista.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas