Piloto de avión de Chapecoense era dueño de la aerolínea

Vargas relató que el origen de la empresa es venezolano y que intentaron replicar en Bolivia el modelo de negocios. Sin embargo, optaron por ofrecer vuelos chárters.
 La empresa tiene solo un par de años operando en Bolivia. (Foto:; Getty Images)
  • El avión era de los pocos que volaban con tantos pasajeros
Ciudad de México -

La Mía es la aerolínea en la que viajó Chapecoense y el piloto del avión era el dueño. Así lo relató el director de la empresa, el general Gustavo Vargas, quien explicó que es difícil de creer que el accidente de este lunes por la noche que cimbró al mundo futbolístico se debió a falta de combustible.

“La versión del combustible es muy difícil. Era un piloto muy experimentado en todo. El piloto, Miguel Alejandro Quiroga Murakami, era el dueño de la compañía. Él fundó la compañía junto con un coronel que no estaba en este vuelo”, explicó Vargas al diario colombiano El Tiempo.

“Los dos vinieron con la idea de organizar una empresa boliviana de vuelos chárter de aviones grandes. Hay muchos vuelos chárter pequeños, pero de 95 pasajeros no había ninguno. Ellos lo hicieron posible”.

Vargas relató que el origen de la empresa es venezolano y que intentaron replicar en Bolivia el modelo de negocios. Sin embargo, ante las dificultades para consolidarse como línea comercial, optaron por ofrecer vuelos chárters, muchos de ellos a clubes de futbol.

“Nunca habíamos tenido ningún problema. Son aviones muy buenos, son aviones RJ85, de cuatro reactores, cuatro motores. Nunca han tenido ningún problema”, explicó.

LaMia tenía 2 años en Bolivia, con 12 pilotos, todos ex integrantes de las Fuerza Aérea, por lo que dudó que el accidente fuera consecuencia de la inexperiencia del encargado del trayecto.

“De Santa Cruz tenía que ir a Cobija, que es en Bolivia. De Cobija tenía que ir a Medellín. Pero ellos se fueron directo hasta Bogotá, y de ahí tenía que ver la posibilidad de seguir o aterrizar en Bogotá. Era de noche”, mencionó.

Vargas relató que debieron recoger a Chapecoense en el aeropuerto de Viru Viru en la ciudad de Santa Cruz, ya que no pudieron ir a Sao Paulo por falta de permisos de las autoridades de aviación brasileñas.

Por ello, el equipo había volado en línea comercial a Santa Cruz y de ahí conectó en el avión que se estrelló cuando iba a llegar a Medellín para la Final de Ida de la Copa Sudamericana.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×