Americanistas pusieron alegría a un estadio 'mudo'

Ni el frío ni ser minoría dejó que los seguidores de las Águilas se detuvieran en su apoyo al equipo de sus amores.
Los seguidores azulcremas no cesaron de alentar a su equipo. (@ClubAmerica)
 Los seguidores azulcremas no cesaron de alentar a su equipo. (@ClubAmerica)
  • La cabecera se vio llena de “trapos” azulcremas y alegrada pro cánticos de apoyo
Estadio de Yokohama -

La inexplicable costumbre japonesa de ver los partidos de futbol en completo silencio hoy se vio irrumpida por la alegría y la pasión azulcrema que irrumpió al histórico coloso de Yokohama.

Fueron más de 50 mil espectadores los que se dieron cita a la semifinal entre América y Real Madrid por el Mundial de Clubes, la gran mayoría japoneses pues fueron pocos los españoles y mexicanos que hicieron el viaje por la distancia con el país nipón.

Sin embargo, el colorido y la alegría estuvo del lado mexicano que colgó trapos, lució banderas y dejó escuchar tambores en una de las cabeceras, dando al menos tintes de que se trataba de un partido de futbol y no de una junta de negocios que para los japoneses suele parecer en algunos momentos.

Los aficionados japoneses prácticamente no hacían exclamación algún salvo cuando la pelota entraba al área o cuando Cristiano Ronaldo intervenía en el juego provocando gritos de asombro e incluso los flashes de las cámaras de fotografía que destellaban cada vez que el astro portugués se paraba frente a la pelota en un tiro de esquina.

De no ser por la afición del América que estuvo presente con cánticos de apoyo y que nunca bajó los brazos a lo largo de los 90 minutos, además de unos cuantos españoles que gritaban de vez en cuando, el duelo bien habría parecido de puerta cerrada ante las costumbres japonesas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×