Universidad Católica, 'cantera' de ídolos para Pumas

Ismael Sosa llegó del equipo andino, aunque le costó un poco, el Chuco logró ser el goleador felino y ganarse el cariño de la gente antes de ser transferido a Tigres.
 Castillo acaba de llegar a Universidad, Sosa ya juega con Tigres.
  • En 2013, Ismael Sosa llegó a Pumas procedente de los Cruzados
  • Nicolás Castillo llega con etiqueta de bigoleador del futbol chileno
Ciudad de México -

Pumas ha encontrado en la Universidad Católica de Chile, una buena sucursal para encontrar a sus nuevos goleadores e ídolos. Con la llegada del delantero chileno Nicolás Castillo a la entidad felina, el equipo mexicano ha reafirmado su relación con el club cruzado, toda vez que en los últimos tres años ha hecho dos adquisiciones importantes de jugadores procedentes de dicha institución andina.

Y es que antes de Castillo, en 2013 el conjunto del Pedregal se hizo de los servicios de Ismael Sosa, atacante argentino que procedía del equipo chileno y que incluso llegó a jugar con el propio Nicolás Castillo en esa escuadra. El Chuco llegó a Pumas en diciembre, luego de que en el Apertura 2013 los universitarios terminaran en el último lugar de la tabla.

Alberto García Aspe, quien fungió hasta agosto de 2013 como vicepresidente deportivo de Pumas, fue quien realizó las negociaciones con la U Católica por el argentino desde mediados de ese mismo año. Tiempo después y ya fuera del club, Aspe reveló que la carta de Sosa le costó a los universitarios alrededor de dos millones de dólares.

Con el pasar de los partidos, el Chuco se convirtió en uno de los jugadores más importantes de la plantilla universitaria e ídolo de la afición auriazul. Jugó en Pumas de 2014 hasta la mitad del 2016, en la que anotó un total 39 goles, disputó la final del A2015 ante Tigres y jugó la Copa Libertadores en este año. Después, fue traspasado a Tigres por una cifra cercana a los nueve millones de dólares.

El caso de Nico es similar al de Ismael tanto por el equipo de procedencia -aunque la carta de Castillo pertenecía al Brujas de Bélgica-, como por la posición, pero diferente por las cualidades físicas y el precio del jugador, el cual sería el doble de lo que costó Sosa; es decir, cuatro millones de billetes verdes.

Sosa es más veloz y dinámico que Castillo, mientras que el apodado Bombardero es un hombre de área cuyo juego se basa en la potencia física y la técnica. Ambos llegaron a Pumas con la obligación de ser el nuevo goleador del equipo, responsabilidad que ahora le toca al seleccionado chileno en el equipo de Palencia.

Nico llega a Pumas luego de ser parte del primer bicampeonato de liga en la historia de la U Católica y también como bigoleador del campeonato chileno. En 2016, el andino clavó un total de 24 goles en liga, por lo que gran parte de las expectativas al ataque están puestas en él, toda vez que los del Pedregal ya se deshicieron de Eduardo Herrera y Fidel Martínez, mientras que se quedaron con Matías Britos y adquirieron al mediocampista, también chileno, Bryan Rabello.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×