El Atlético impuso su estilo camino a cuartos de la Copa del Rey

Al Atlético solo se le pueden reprochar dos cosas en el partido: haberle dado vida por momentos a su rival y no dejar aún más sentenciada la eliminatoria con un tercer gol.
Koke y Griezmann fueron autores de los goles. (Foto: Getty Images)
 Koke y Griezmann fueron autores de los goles. (Foto: Getty Images)
  • En el último minuto de la primera parte empataron los amarillos

El Atlético de Madrid venció a la UD Las Palmas (0-2) y allanó su pase a los cuartos de final de la Copa del Rey, en un primer asalto de la eliminatoria de octavos en el que impuso su estilo, plasmado con goles de Koke Resurrección y Antoine Griezmann, uno en cada tiempo.

El derechazo de Koke Resurrección que acabó dentro del portería, tras un despeje muy cándido de Dani Castellano, premió la insistencia de sus continuas llegadas con peligro, porque Lizoain se vio siempre amenazado en los primeros veinte minutos.

Y es que el propio Koke, Gameiro, Griezmann o Juanfran ya lo habían intentado antes de que el internacional español encontrase la red canaria con un certero disparo raso.

La Unión Deportiva, con diez canteranos en su alineación inicial y algunas ausencias importantes como Míchel Macedo, Bigas, Tana o Livaja, volvió a adolecer de profundidad en su estéril dominio de la pelota, casi siempre en campo propio o zonas de nulo peligro.

A los de Quique Setién les faltó desborde por las bandas, una mayor incidencia en el juego de Jonathan Viera, su futbolista más desequilibrante, y les sobró las protestas al árbitro, en las que gastaron demasiadas energías.

Aún así, en el último minuto de la primera parte pudieron empatar los amarillos, pero Asdrúbal no tuvo tiempo de desviar con precisión un remate de Dani Castellano dentro del área.

Tras el descanso, el camino hacia cuartos de final se clarificó pronto para los rojiblancos, tras un gran pase de Koke al espacio derecho, preciso centro de Vrsaljko, dejada de cabeza de Gameiro ante la salida en falso de Raúl Lizoain, y remate en plancha bajo palos de Griezmann. Un tanto que evidencia que los de Simeone no son únicamente derroche físico o disciplina táctica.

Después de anotar ese segundo tanto, al Atlético solo se le pueden reprochar dos cosas en el partido: haberle dado vida por momentos a su rival y no dejar aún más sentenciada la eliminatoria con un tercer gol. Gameiro falló un remate claro ante el portero, prolongando su sequía realizadora.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×