Jona Orozco tuvo regreso hostil en el Volcán

Cuando el guardameta tocaba la pelota recibía rechiflas y el grito de “puto” en los despejes.
 Orozco sabía que la afición de Tigres lo abuchearía.  (Foto: Mexsport)
  • Orozco poco fue exigido por los jugadores de Tigres
Estadio Universitario, San Nicolás de los Garza -

La afición de Tigres no olvida el pasado de Jonathan Orozco con Rayados, por lo que el guardameta fue el hombre más señalado, silbado y abucheado del partido entre los felinos y Santos, pues regresó al coso de San Nicolás de los Garza vistiendo los colores de los laguneros.

Desde el momento en que Orozco salió a calentar con el resto de sus compañeros, los seguidores de los auriazules de inmediato le hicieron saber que sigue sin ser bienvenido al Volcán, algo que Jona ya se esperaba entre semana.

Cada vez que el portero surgido de la cantera albiazul tocaba la esférica, atajaba algún disparo o cortaba un servicio, los abucheos eran generalizados en la tribuna por los 11 años que Jona se mantuvo con el Monterrey y sus polémicas declaraciones previo al Clásico Regio.

También cuando realizaba un despeje de meta, el famoso grito de “puto” se escuchaba con fuerza, sin que esto inmutara en lo mínimo a Orozco, quien tuvo un buen partido y pocas veces fue exigido, resolviendo adecuadamente el poco trabajo que tuvo, para lograr el empate final sin goles.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×