La FIFA: una maraña de intereses

Entres intereses políticos y económicos, FIFA decides extender la fiesta del futbol a 48 invitados.
Ciudad de México -

La decisión de tener 48 equipos en una Copa del Mundo a partir del 2026 puede observarse como un acto político. Una decisión economicamente colonianista que implica el juego de la geopolítica del poder. Mario Blasser nos dice que en un conflicto geopolítico algunas decisiones que se toman no tienen una base de convencimiento general, sino de grupos que involucran no solamente intereses económicos sino geopolíticas en términos de dominación. Si algo tiene el futbol es un sentido ampliamente colonialista, de ahí la construcción global y patrimonialista que tiene. Ha penetrado a prácticamente todo el mundo.

Utilizado como poder político, el futbol ha demostrado su eficacia histórica dominando el mercado deportivo por completo. Ligüisticamente, frases como: el deporte de deportes, la religión laica, la religión de religiones, el padre de todos los deportes, el absolutista deportivo, etc., han demostrado su efectividad colonialista a lo largo de su historia. El futbol es el único deporte que se ha convertido en cultura y tradición al mismo tiempo. Su polisemia ha constituido toma de decisiones estratégico-políticas que han pretendido cambiar economías de muchos países, así como también las ha destrozado. Por su supuesto que el futbol ha contribuido para cambiar al mundo, desde la amplia perspectiva, moderna y posmoderna. Muchas naciones, ejemplo claro Venezuela, Nicaragua y Nueva Zelanda, entre otras, le han apostado al futbol como moneda de cambio para intentar reactivar economías, luego de prácticar el beisbol y el rugby respectivamente como modelo deportivo-cultural, y en estos países está dando resultados.

En tiempos donde la derecha, el conservadurismo y el proteccionismo vuelven a gobernar al mundo, el futbol tiene que tener una respuesta clara si quiere seguir con la hegemonia mundial como el deporte más influyente. La decisión de tener 48 equipos en una Copa del Mundo no es gratis. Según Infantino no es una decisión económica, sino una decisión futbolística, donde la participación de más equipos desencadenará mayores ingresos a federaciones menos favorecidas economicamente y tendrán más desarrollo de su futbol base. Por supuesto que es una decisión geopolítica. Veamos por qué.

China es la nueva potencia económica global. El crecimiento sostenido a niveles de 5% del PIB o más en los últimos 25 años, le ha permitido invertir cantidades industriales de dinero en el futbol. Desarrolla una liga económicamente fuerte con estrellas europeas y sudamericanas de renombre. China se ha convertido en un mercado natural para la FIFA pero no es una potencia futbolística. La presencia de China en una Copa del Mundo favorece los intereses del estado chino y de la FIFA. La India, un país que desarrolla sistemas computacionales, industria para componentes tecnológicos y call centers, al igual que Venezuela, Nicaragua y Nueva Zelanda, está mutando del criquet al futbol. La FIFA tiene especial interés en que participe en una Copa del Mundo, pues los sistemas de cómputo de la entidad son desarrollados por hindúes. Las economías del Sudeste asiático son claves para el organismo futbolero, sin embargo, tampoco son potencias futbolísticas. En América el interés para que Canadá y Venezuela jueguen una Copa del Mundo, es mucho por el énfasis que le están poniendo al futbol en términos políticos y económicos.

Para la FIFA, nada escapa a la condición de mercancía y servicio. Así funciona el capitalismo transnacional y transaccional. El cuerpo humano convertido en futbolista y fanático se convierte en una mercancia para competir en el mercado global, donde se tráfica y se transa con decisiones como la FIFA, con marcas, con televisoras, con contratos de jugadores. La FIFA actal interpela al individuo, a las confederaciones, a las federaciones y a los patrocinadores, para convercerlos de una supuesta autonomía y libertad. Los 48 equipos en una Copa del Mundo representan ese gran chantaje. El máximo organismo mundial del futbol y el deporte transforma subjetividades que circulan y se enganchan al entramado de la economía global para seguir manteniendo relaciones geopolíticas para seguir produciendo riqueza.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas