El alcohol casi mató la carrera de Kevin-Prince Boateng

Kevin-Prince Boateng estuvo al borde de acabar hundido en el alcohol y la fiesta, lejos de la canchas de futbol, pero Jürgen Klopp y un corto paso por el Borussia Dortmund le cambiaron la vida.
 Kevin-Prince Boateng disfruta su estancia en Las Palmas, pero no olvida su momento más turbulento.  (Foto: GettyImages)
  • Cuando tenía 20 años, Boateng se vio abrumado por su fichaje con el Tottenham y se dedicó a la fiesta
  • Su corta estancia en el Borussia Dortmund de Jürgen Klopp fue un giro en su carrera
Ciudad de México -

Kevin-Prince Boateng estuvo al borde de acabar hundido en el alcohol y la fiesta, lejos de la canchas de futbol, pero Jürgen Klopp y un corto paso por el Borussia Dortmund le cambiaron la vida. Lo que vino después fue la mejor etapa de su carrera.

"Cada noche salía hasta las seis de la mañana, pesaba como 95 kilos, estaba hinchado por el alcohol y la mala comida", recordó Boateng de su etapa en el Tottenham, cuando tenía solo 20 años y el éxito le pegó por sorpresa.

Los reflectores de la Premier y Londres tuvieron su efecto negativo en el futbolista de origen ghanés nacido en uno de los barrios más duros de Berlín. Luego de formarse en las fuerzas básicas del Hertha Berlín, Boateng dio el salto al Tottenham en 2007. Sin embargo, ese fue el "cambio equivocado", según relata el mediocampista.

"Martin Jol me dijo que no me quería un més después (de mi llegada), así que se convirtió en una lucha contra el mundo (...) ¿No me quieres? Entonces seré un vividor. Ahora me doy cuenta de lo mal que estaba: ses días a la semana en clubes nocturnos, bebiendo casi todo el año, pero solo tenía 20 años, no piensas que las cosas van mal, solo ves el dinero entrar", agregó Boateng en entrevista con el diario The Guardian.

Mas el dinero, los lujos y las mujeres no compraron la felicidad para Boateng, quien se dio cuenta de su mal estado cuando se paró frente al espejo y recurrió a "dos verdaderos amigos" para salir de su crisis.

"No podía jugar futbol así que me compré un Lamborghini. Eres feliz una semana, después de eso nunca lo vuelves a usar (...) Todavía tengo esa imagen: tres coches, una casa grande, ahí parado como si fuera 50 Cent. A veces pienso en eso y digo: 've que estúpido eras', pero eso me convirtió en quien soy ahora, aprendí y crecí".

EL DORTMUND DE KLOPP, SU PUENTE HACIA EL ÉXITO

Para entonces ya era demasiado tarde, el daño en el Tottenham ya estaba hecho. Fue cuando le llegó la llamada del Dortmund y Jürgen Klopp.

"Él es el mejor entrenador en el mundo. Sabe cuándo presionarte y cuándo confortarte, cuándo necesitas un trago, cuándo necesitas agua (...) Lo tiene todo, si le preguntas a los jugadores te dirán: 'él es el mejor, moriría por él'".

Si bien le hubiera gustado quedarse más tiempo en el Dortmund, el club alemán no podía págar los 4.5 millones de libras que pedía el Tottenham. Su semestre en el Borussia fue corto, pero significativo. A partir de ahí su carrera dio un giro para bien y el resto es historia.

Hoy, Boateng disfruta su estancia en Las Palmas y de la oportunidad de competir con grandes equipos como el Real Madrid y el Barcelona, con la visión de ayudar a los jóvenes a no cometer los mismos errores que casi acaban con su vida, una vez que ya no tenga energía para jugar futbol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×