Verdirame y el recuerdo del gol más emotivo contra Gallos

Tras dos años retirado, el Pibe volvió para marcar la última anotación de su carrera.
 “Fue una de las alegrías, si no es que la alegría más grande de mi carrera", comentó.  (Foto: Mexsport)
  • Con cánticos, la afición albiazul le pidió al técnico Daniel Passarella el ingreso de Verdirame
Monterrey, Nuevo León, México -
Sergio Verdirame recuerda con mucha alegría su gol de despedida

Entre todos los goles que se han marcado en los partidos entre Rayados y Querétaro disputados en la Sultana del Norte, el más emotivo y celebrado fue el realizado por Sergio Verdirame, el 14 de septiembre del 2012 en el Tec.

El Pibe regresó tras dos años de retiro para decir adiós al futbol profesional de manera formal y en charla con Mediotiempo, el exjugador reveló lo que representó para él haber jugado los últimos cinco minutos de su carrera y el marcar esa anotación.

“Fue una de las alegrías, si no es que la alegría más grande de mi carrera, yo la pongo en primer lugar sobre títulos, sobre mi debut que fue con gol también. Ya estaba retirado del futbol y después de dos años me dan la oportunidad; fecha siete creo que era contra Querétaro y me dan la oportunidad de ir a la banca por primera vez porque en los primeros partidos quedé en la concentración pero como número 19”, recordó.

Con cánticos, la afición albiazul le pidió al técnico Daniel Passarella el ingreso de Verdirame, el Káiser mandó llamar al dorsal 11, quien antes de entrar al campo recibió un adelanto de lo que viviría de parte de un compañero que tuvo voz de profeta.

“En el calentamiento, Juan de Dios Ibarra me dice ‘vas a entrar y vas a hacer un gol’ y yo por dentro pensé ‘estás loco’, era la despedida soñada y en eso me llama Passarella faltando cinco minutos, que el cambio lo hace la gente en realidad, porque era impresionante el grito de la gente hacia mi persona”, comentó el exdelantero.

El segundo balón que tocó en el partido fue una prolongación de un despeje del portero que hizo Abundis de cabeza, con más corazón que piernas, Verdirame enfiló a la portería y al entrar al área, sacó un zurdazo para vencer al portero Pedro Prieto. De esa manera marcó el único gol que le hizo derramar lágrimas en la cancha durante toda su carrera.

“La segunda pelota que toco hago el gol, me volví loco, no te puedo mentir. Lloré por primera vez en un partido de futbol dentro de la cancha".

“Una vez lloré en Monterrey, pero fue por una expulsión y fue en el vestuario donde nadie te ve, donde queda en la intimidad de uno y se mete a duchar y se pregunta ‘¿por qué hice esto?’, fue a los cinco minutos en el Tec contra Santos”, explicó.

Fueron los últimos minutos del Pibe en su carrera profesional, su último gol, pero sin duda lo que más recuerda, pues su pequeño hijo que entonces tenía dos años se encontraba en la tribuna y con el cariño que le mostró la hinchada del Tec, tuvo una despedida de ensueño.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×