Cruz Azul por fin ganó y alivió heridas con Jaguares

Ángel Mena y Joao Rojas hicieron los goles del triunfo esta noche en el Azul.
La Máquina no ganaba en Liga desde la Jornada 1 ante Necaxa.
 La Máquina no ganaba en Liga desde la Jornada 1 ante Necaxa.  (Foto: Imago7)
  • Con la victoria la Máquina se separó a 6 puntos de Jaguares en el cociente
Estadio Azul, Ciudad de México -
Cruz Azul por fin ganó y alivió heridas con Jaguares de Chiapas

Paco Jémez podrá dormir un poco esta semana porque después de siete partidos o 695 minutos sin ganar en la Liga MX, Cruz Azul volvió a probar el sabor de una victoria que no solo le ayuda a salir del penúltimo lugar de la Tabla, sino también a tomar algo de distancia en la porcentual.

Cuando las cosas peor pintaban para la Máquina, después de un penal fallado por Gabriel Peñalba al 61', el cuadro cementero resolvió el duelo en dos minutos con golazos de Ángel Mena y Joao Rojas para un 2-0 que les supo a gloria.

Chiapas tuvo la oportunidad de irse al frente tras el penal errado de Peñalba, pero Jesús Corona le ganó un mano a mano a Luis Leal dentro del área para evitar que los celestes volvieran a la costumbre de remar a contracorriente.

Después de esa gran jugada de Corona, Ángel Mena marcó el 1-0 con un bombazo desde fuera del área. El balón cimbró el área visitante y entró al arco de Moisé Muñoz por el ángulo superior derecho al 64'. La entrada fue triste en el Azul, la más pobre de todo el torneo para cualquier equipo con poco más de 13 mil aficionados, pero ello no impidió la explosión de emoción.

Un par de minutos después, Joao Rojas tomó vuelo en la banda derecha, desbordó y pareció enviar un centro. Sin embargo, el esférico se fue cerrando hasta superar a un incrédulo Moi que solo siguió el viaje del balón con la mirada.

En la recta final, una expulsión a Joao por doble amonestación le complicó el duelo a la Máquina, que tuvo que replegar para guardar el marcador. Los dirigidos por Sergio Bueno se fueron con todo su arsenal al frente, pero no pudieron abrir a la muralla azul.

El último triunfo azul había sido en la lejana Jornada 1, cuando la afición confiaba plenamente en Jémez y su renovación, y no imaginaban que un par de meses más tarde el tema sería evitar el descenso y celebrar triunfos como el de esta tarde después de sudar frío por la cercanía del descenso.

Por ello el júbilo en la cancha al silbatazo final, con los jugadores celestes levantando las manos y abrazándose, dejando ver la necesidad que tenía el equipo por sacar un resultado como el de esta tarde, que lo tendrá más relajado para enfrentar al León a media semana en los octavos de la Copa MX.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×