La FMF no negocia con la AMA; solo tiene charlas 'selectivas'

La Comisión Arbitral intenta tender puentes con algunos silbantes, uno a uno, y no con la Asociación de Árbitros.
Ciudad de México -

Lo último y lo que no se sabe de la revolución arbitral arroja varias luces sobre las formas como se manejó el tema este viernes en la Federación Mexicana de Futbol. Sí, muchas luces sobre lo ocurrido pero pocas hacia lo que pueda suceder, dada la ruptura entre los dirigentes de la FMF y los silbantes que dejó al país sin futbol al menos este fin de semana.

Tal es el vació entre ambos frentes que en la Comisión Arbitral están intentando tender puentes con algunos silbantes, uno a uno, y no con la Asociación Mexicana de Árbitros (AMA) como tal. La Comisión, presidida por Héctor González Iñárritu, encomendó a uno de sus asesores, Carlos González Iribarren, a comunicarse con ciertos árbitros para pedirles que recapaciten y vuelvan a pitar, tal como lo han hecho algunos dirigentes como Miguel Ángel Garza (Tigres), José Luis Higuera (Chivas), Alejandro Irarragorri (Santos) o Jesús Martínez (Pachuca).

Sin embargo, estos intentos parece que han unido más al gremio arbitral, que observa cómo la FMF no busca arreglar el problema de fondo sino solo convencer silbantes para que continúen con su actividad normal.

Esa fue la estrategia que intentó la FMF desde este viernes, ya que antes de celebrar la conferencia para anunciar las sanciones de Pablo Aguilar, Enrique Triverio y Rubens Sambueza, organizó una reunión en Toluca de la que poco se supo. Ahí estuvieron Decio de María, titular de la FMF, y González Iñárritu, con representantes de la AMA.

El afán fue “convocar a la familia del futbol”, como suele decir Decio, para intentar suavizar a los árbitros ante lo que la Disciplinaria estaba por anunciar. Sin embargo, a los árbitros también les comunicaron que ante cualquier intento de rebelión, la Liga tenía ya listo un Plan B, mismo que aún no se conoce y por lo visto tampoco estaba preparado, dada la suspensión de la Jornada 10.

Algunas versiones apuntan a que la FMF intentará despedir a los líderes de la rebelión con argumentos laborales. Sin embargo, quien no se presentó a “trabajar” este viernes solo fue una cuarteta arbitral, ya que a los demás no los pueden correr por abandono de empleo porque antes de que ello ocurriera hubo una cancelación por parte de la Liga.

Lo grave del tema es que la rebelión de los árbitros ha sido bien vista por muchos sectores de la “familia del futbol”. Obviamente Decio no está entre quienes aplauden, pero sí algunos jugadores como Patricio Araujo que han emitido mensajes de apoyo a la causa arbitral, tal como muchos aficionados que recuerdan que la credibilidad de la FMF y la Comisión Disciplinaria está por los suelos desde las tibias sanciones al Veracruz por la trifulca en su estadio.

Así que ante todo ese panorama, el intento de solución de la FMF es únicamente contactar silbantes a modo, uno a uno, buscando convencerlos, sin pensar que González Iribarren es ahora uno de los siguientes blancos de la AMA, pues su cese será otra condición para que vuelvan a pitar.

Hace poco, los árbitros consiguieron el cese de Edgardo Codesal, cuando sintieron que se alejaba del gremio y se inclinaba a responder “sí” a gran parte de las peticiones de los clubes, justo el mismo fondo del problema actual.

Newsletter
No te pierdas