Aguilar y Triverio, entre antecedentes de pesimismo y esperanza

Los antecedentes no son nada alentadores para ambos jugadores, de acuerdo Al historial en México.
Cabezazo de Zermatten le costó un año de suspensión; A Aguilar 10 juegos.
 Cabezazo de Zermatten le costó un año de suspensión; A Aguilar 10 juegos.  (Foto: Mexsport)
  • De acuerdo a antecedentes en México, ambos jugadores podrían enfrentar un año de inhabilitación por agredir a los árbitros
Ciudad de México -

Una vez que se dio a conocer que la Comisión Disciplinaria analizará la apelación de la Comisión de Árbitros a las sanciones de Pablo Aguilar y Enrique Triverio, los antecedentes no son nada alentadores para ambos jugadores, ya que los castigos regularmente han sido más importantes que los 10 y 8 partidos que ya habían recibido.

El caso más recordado es el del argentino Cristian Zermatten, quien en 1998 al término del juego entre Pumas y Chivas, le propinó un cabezazo al exárbitro Felipe Ramos Rizo. Esa agresión le costó un año de suspensión, su salida del Club Universidad y nunca volver a jugar en el futbol mexicano.

En la ya lejana década de los ochentas, Miguel Marín, entonces director técnico de Cruz Azul, perdió los estribos ante el árbitro Jesús Mercado. Al reclamarle, el Gato se excedió y le dio un golpe con la cabeza al colegiado. Esa agresión, también le mereció un año de suspensión a Marín.

LOS CASTIGOS QUE MANTIENEN LA ESPERANZA

Rubens Sambueza, de quien ya es conocido su historial de indisciplina, protagonizó un caso similar en 2010. En un partido amistoso entre Estudiantes Tecos y Atlas, el naturalizado mexicano se calentó con el árbitro Rafael Medina luego de que éste lo expulsó, le metió un pechazo acompañado de un ligero cabezazo. Sambueza se fue suspendido cinco juegos y pagó uno en un juego amistoso.

El Cabrito Arellano también fue víctima de sus impulsos y le costó caro. En el Apertura 2007 en un duelo entre Monterrey y Pachuca, Jesús no soportó que le sacaran la tarjeta roja, por lo que encaró al árbitro Gabriel Gómez y lo empujó aunque no con tanta fuerza, sin embargo, el juez cayó al terreno de juego. Esa situación le costó cinco juegos al mundialista mexicano.

Una más se registró en el Apertura 2002 cuando Alejandro Glaría era jugador de Jaguares. En un duelo entre Chiapas y Cruz Azul, el árbitro Paul Delgadillo expulsó al jugador, pero el Hueso se perdió la cabeza y comenzó a empujar al árbitro con el pecho. La sanción, seis partidos suspendido.

ANTECEDENTES NADA ALENTADORES, TAMBIÉN EN EL EXTRANJERO

A nivel internacional también se han dado duras sanciones por agresiones a los jueces; una la protagonizó el portugués Joao Pinto en el Mundial del 2002. Frustrado por lo que los lusos consideraron un robo frente al local Corea del Sur, Pinto le propinó una dura entrada a un rival. El árbitro Ángel Sánchez le sacó la roja y éste respondió con puñetazo a la altura del estómago; la sanción, fue 6 meses de suspensión.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×