Sin escalas ni obstáculos, el Tri viajó a la sede más lejana del Hexagonal

Una manta fue colocada para la privacidad del cuadro tricolor, pero fue desmontada por petición del mismo plantel.
Un telón azul marino fue colocado entre los elementos de la plantilla azteca y los demás pasajeros a bordo. (Foto: Juan Manuel Terán)
 Un telón azul marino fue colocado entre los elementos de la plantilla azteca y los demás pasajeros a bordo. (Foto: Juan Manuel Terán)
  • El combinado nacional viajó en vuelo charter a las islas caribeñas
Ciudad de México -

Llegar a Puerto España requiere al menos medio día de trajín. Pero no para la Selección Mexicana que partió esta tarde a la capital de Trinidad y Tobago para el juego del próximo martes en un vuelo chárter y directo, donde a pesar del privilegio de evitar las escalas los propios seleccionados quisieron sentirse de alguna manera “mortales”.

La Federación Mexicana de Futbol dispuso de un avión en el que solo tuvieron cabida dirigentes, jugadores, ciertos familiares y algunos representantes de medios de comunicación.

Para mantener la privacidad de los seleccionados, la aeronave contó con una cortina que los separaba del resto, hasta que antes del despegue fue Guillermo Ochoa quien pidió retiraran dicho obstáculo.

Momento en el que la manta fue retirada. (Foto: Juan Manuel Terán)
Momento en el que la manta fue retirada. (Foto: Juan Manuel Terán)

Así comenzó lo que será la travesía más larga de todo el Hexagonal, ya que entre la Ciudad de México y Puerto España hay 4 mil 500 kilómetros, alrededor de mil más de los que separan a la capital azteca de Columbus, Estados Unidos, donde el Tri abrió la etapa definitiva de la eliminatoria y ganó en noviembre pasado.

Geográficamente, Trinidad y Tobago está mucho más cerca de Conmebol que de Concacaf, ya que el extremo occidental de dicha isla está a apenas 11 kilómetros de la costa de Venezuela.

Procedente del Centro de Alto Rendimiento en el sur de la ciudad, el combinado nacional llegó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en autobús directo a la pista. Ahí abordó un vuelo con duración de 5 horas y 30 minutos.

El Tri partió alrededor casi a las 15:30 del Centro de México y arribará a Puerto España a las 23:00 locales, por las dos horas de diferencia, con el objetivo de llegar a 10 puntos en el liderato del Hexagonal, con lo que pondría más de un pie en Rusia 2018.

La totalidad del plantel ocupó la parte trasera del avión fletado a Vivaerobus, en el que destacaron las ausencias de los lesionados Rafael Márquez y Jürgen Damm, pero la presencia de dirigentes como Guillermo Cantú y Santiago Baños.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×