La veteranía mexicana superó con creces a La Liga en Copa de Leyendas

Kikín se convirtió en la estrella de la noche más por el festejo que por su gol
 México salió triunfal en la Copa de Leyendas.  (Foto: MexSport)
  • Al final se realizó una tanda de penales, mismos donde los mexicanos volvieron a demostrar mejor temple y levantar el puño al doble
Estadio Nemesio Diez -

Una gran fiesta fue la que se vivió en el Estadio Nemesio Diez con el triunfo que las Leyendas de México consiguieron 3-2 sobre La Liga Legends en un duelo que tuvo goles, emociones y que hizo recordar los grandes momentos de jugadores que fueron históricos y que deleitaron a propios y extraños con su calidad.

El partido comenzó movido con un cuadro español que se puso en ventaja gracia a un golazo de media distancia de Gaizka Mendieta, aquel jugador del Valencia que en los mejores tiempos de los naranjeros se colocó como referente en la UEFA Champions League.

Sin embargo, apenas unos cuantos segundos después, México emparejó los cartones con gol de Braulio Luna, uno de esos tantos que son más de riñones que de técnica pero que sirvieron para poner el empate del cuadro Tricolor.

El segundo tiempo se fue entre intentos tanto de Ramón Morales como de Luna por meter un buen centro para que el aún máximo goleador, Jared Borgetti, consiguiera un tanto más con la casaca verde aunque en esta ocasión fuera un mero trámite.

La afición en el Nemesio Diez respondió de gran forma pues fueron más de 15 mil aficionados los que se dieron cita para darle colorido al partido entre ambos equipos.

Rubén de la Red madrugó a los mexicanos en el segundo tiempo cuando anotó el segundo tanto ibérico con un disparo dentro del área que sorprendió al recién ingresado Adolfo Ríos con un tanto de campana que pegó dentro de la portería.

El carácter lo puso Ramón Ramírez, quien solo estuvo poco más de 15 minutos en la cancha pero sirvieron para pegarle un par de gritos al árbitro y a sus compañeros que reaccionaron pronto.

Kikín al 67’ puso el empate de cabeza ante la pobre marca española, aunque su festejo fue mejor pues en unos cuantos segundos realizó toda la coreografía y la parafernalia que caracterizó su carrera con Pumas, Cruz Azul y Selección Mexicana.

Instantes después, Daniel Osorno se acordó de aquel gol que anotó en la final de la Copa Oro 2005 cuando México derrotó a Brasil en el Estadio Azteca para hacer una jugada similar que terminó en el 3-2 a favor de México y que sentenció el partido, pues los españoles no tuvieron argumentos para venir de atrás.

Al final se realizó una tanda de penales, mismos donde los mexicanos volvieron a demostrar mejor temple y levantar el puño al doble.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×