Rusia endurece castigos contra aficionados violentos

El presidente ruso, Vladímir Putin, modificó la ley con vistas a la Copa Confederaciones de junio y el Mundial de 2018.
 Los hinchas rusos causaron desmanes en la pasada Eurocopa de Francia.  (Foto: Getty)
Moscú, Rusia (Reuters) -

El presidente ruso, Vladímir Putin, endureció hoy los castigos contra los aficionados violentos, tanto rusos como extranjeros, con vistas a la Copa Confederaciones de junio y el Mundial de 2018.

Según la nueva ley, aquellos aficionados que violen de manera flagrante las normas durante las competiciones deportivas recibirán multas de hasta 20 mil rublos (más de 300 euros), serán arrestados durante 15 días o se verán privados de acceder a un estadio por espacio de uno a siete años.

En el caso de que el infractor sea un seguidor extranjero, éste recibirá una multa similar y, además, será deportado, como ocurriera en junio de 2016 con los ultras rusos durante la Eurocopa de Francia, donde incluso superaron en salvajismo a los ‘hooligans’ ingleses.

Aunque cabe la posibilidad de que el aficionado extranjero, antes de ser expulsado del país, tenga que pasarse además 15 días arrestado.

La ley contempla que un tribunal considere excesiva la deportación, en cuyo caso la multa puede ser elevada hasta los 50 mil rublos (más de 800 euros) y el hincha en cuestión no podrá entrar en un estadio por un plazo de hasta siete años.

Las autoridades rusas también pueden impedir la entrada en el país de aquellos aficionados que hayan cometido infracciones en territorio de este país o en el extranjero.

Los diputados rusos reconocieron que la nueva ley está estrechamente vinculada con el Mundial 2018 y "la masiva deportación de aficionados rusos" en Francia.

Los incidentes violentos protagonizados por los aficionados rusos estuvieron a punto de costarle a la selección rusa la expulsión del torneo, del que fue apeada en la primera fase tras empatar un partido y perder los dos restantes.

El presidente de la Unión de Futbol de Rusia (UFR), Vitali Mutkó, se mostró muy crítico con los aficionados rusos, cuya organización ordenó disolver.

Precisamente, el líder de la Unión de Aficionados de Rusia, Alexander Shpriguin, fue detenido en septiembre del pasado año en el hotel donde se celebraban las elecciones a la presidencia de la UFR.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×