El clásico regio y los cracks que estuvieron en la mira del rival

Hubo jugadores que habían sido observados por Tigres o Rayados, que terminaron en las filas del rival
 Rayados y Tigres empiezan la lucha antes de contratar a sus fichajes.  (Foto: Imago7)
Monterrey, Nuevo León -

A lo largo de la historia del futbol regiomontano hay jugadores que han hecho historia con las playeras de Rayados y Tigres por sus logros, goles, liderazgo dentro y fuera de la cancha o por su entrega en el terreno de juego.

Leyendas que participaron en los Clásicos Regios y han tenido una huella importante, pero que tuvieron la particularidad de haber estado primero en la mira del rival, antes de haber defendido los colores azul y blanco del Monterrey o el amarillo con azul de los felinos.

Sí, por cuestiones del destino, hubo elementos que fueron pretendidos por la Pandilla o por los universitarios, estando cerca de su contratación o en pláticas, cuando repentinamente apareció el rival de la ciudad para arrebatarlos y ganar el ‘clásico de pantalón largo’.

Osvaldo Batocletti y Walter Mantegazza

Ambos militaban en el León, fueron contactados en 1977 por Miguel Gómez Collado, entonces directivo de Rayados, para hacerles una tentadora oferta para emigrar a la Pandilla, a la que de inmediato aceptaron y estuvieron en espera de que se concretaran las negociaciones.

Sin embargo el entonces técnico albiazul, Fernando Riera, los rechazó para ficharlos. Gómez Collado renunció a su puesto en el Monterrey y a la semana ya estaba trabajando con Tigres, propuso al argentino y al uruguayo como refuerzos y de inmediato le dieron luz verde para su contratación con los felinos.

Los dos fueron piezas claves para la obtención del primer título de Liga en la historia del futbol regiomontano, cuando Tigres levantó el trofeo en la temporada 1977-1978. Mientras que Bato se convirtió en un hombre institucional y se mantiene en el club hasta la actualidad.

Humberto Suazo

El Chupete era considerado un verdadero crack en su país, con la calidad de ir a Europa, destacando en el 2006 al ser el jugador chileno que más goles ha marcado en un año, cuando marcó un total de 51 anotaciones entre torneos nacionales e internacionales con Colo-Colo y con la selección de Chile.

Sus números lo pusieron en la mira de varios equipos del continente y entre ellos estuvo Tigres, pues los felinos pusieron su mira en el hombre que vino del planeta gol, como era conocido también Suazo, por lo que comenzaron a sondear su situación con la directiva alba.

Pero en el verano del 2007, llegó la directiva de Rayados, ofreció 5 millones de billetes verdes por el jugador y se lo trajo a México, dejando a varios clubes con las ganas de tener al andino entre sus filas, entre ellos a Tigres.

Con Rayados, Chupete marcó una época, hizo 121 goles para ser el máximo anotador en la historia del club, ganó dos Ligas, tres Copas de la Concacaf y un título de goleo individual.

Eduardo Vargas

Otro chileno que se convirtió en un monstruo goleador, pero vistiendo la playera de la Universidad de Chile, donde comenzó a reventar las redes rivales y a cosechar títulos, entre ellos la Copa Sudamericana del 2011, el primer campeonato internacional en la historia del club.

Edu rápido dio el salto a Europa donde pasó por el Napoli, Valencia, Queen Park Rangers y regresó a América con el Gremio de Brasil, además de ser un habitual en los llamados de la Selección Chilena, conquistando los campeonato de la Copa América 2015 y 2016, donde fue además campeón de goleo en ambas ocasiones.

Vargas fue del interés de Rayados, que comenzó a sondear al jugador, pero fue Tigres quien se quedó con él, incorporándolo a sus filas para el presente Clausura 2017, donde llega como la última gran bomba de los felinos y se espera pueda redituar en más goles y títulos como lo ha hecho Gignac.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×