Peláez tomó un América destrozado; lo deja con títulos

Peláez agarró a un América destrozado, peleando el descenso y con todos los futbolistas transferibles.

Lo más difícil en la vida, es saber decir adiós. Ricardo Peláez tomó la decisión de terminar su ciclo en el América. Han sido años que se han hecho muy largos, pues la presidencia del Club América es así. Desgasta y presiona. No te deja tranquilo.

Casi siempre, empezamos a valorar cuando las cosas ya no están. Durante toda su administración, Peláez recibió muchísimas criticas, la mayoría injustificadas y con intereses ocultos. Nunca fue del agrado de las leyendas americanistas, probablemente porque logró más que ellos y eso les dolió.

Agarró a un América destrozado, peleando el descenso y con todos los futbolistas transferibles. Entrega un equipo con 2 títulos de Liga y 2 de Concacaf, pero sobre todo, con el protagonismo recuperado. Hoy nadie duda que el América es el equipo más grande e importante de México.

Seguramente se equivocó muchas veces. Es normal. Todos tenemos errores y, desgraciadamente, en la vida siempre te recordarán mas por tus fallos que por tus aciertos, pero al final, creo que hoy ningún americanista tiene algo que reclamarle a Ricardo Peláez. Todo lo contrario.

Lo van a extrañar y va a ser muy difícil encontrar un remplazo. Un hombre que viva con tanta pasión y entrega su trabajo. Hoy el equipo está huérfano y con un problema grande: no regresar a los bandazos y volver a consolidarse.

Nunca olvidaré la etapa de Ricardo Peláez en el América y tampoco olvidaré que la primera entrevista que realicé fue a él. Siempre atento y cercano. Un ejemplo como profesional y como persona. Su entorno, los suyos, los que lo conocen bien, solamente tienen palabras buenas sobre el ahora expresidente. Vámonos, que la pasen bien.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas