Chaco Giménez, símbolo de Cruz Azul, con Pachuca en el corazón

Ganó una Liga, una Sudamericana, una Superliga y dos Concachampions con los Tuzos.
Chaco Giménez, símbolo de Cruz Azul, con Pachuca en el corazón
Ciudad de México -

Entregado al cien por ciento a los colores de Cruz Azul durante los últimos siete años, Christian Giménez no olvida los cuatro años que vivió defendiendo la camiseta del Club Pachuca, equipo con el que levantó todos los trofeos que disputó y el cual calificó como un equipo de época, que no solo gustaba a sus aficionaos, sino también a los de otros equipos.

“Lo que me pasó en Pachuca fue un equipo de época, fuimos a ganar la Sudamericana a un equipo que también era de época como el Colo Colo, pero más allá de los resultados daba la sensación de que la gente que nos veía jugar, sea de cualquier equipo, decía 'ese Pachuca juega muy bien', y tuvimos o tuve la suerte de estar en ese equipo”, dijo el jugador de la Máquina.

Además del trofeo sudamericano, el Chaco ganó en 2007 una Liga MX, una Superliga (competencia hoy extinta), y la Concachampions, torneo que en 2008 repetiría como campeón con los Tuzos, club al que llegó debido a que América lo negoció para poder regresar a sus filas al delantero paraguayo, Nelson Cuevas, quien se encontraba a préstamo con el cuadro hidalguense.

“Se da de un acercamiento de Jesús Martínez y Andrés Fassi cuando estaba en América. Yo estaba en Buenos Aires y me comunican que querían darle oportunidad a Pipino Cuevas, que era jugador de América, y estaba a préstamo a Pachuca, y que yo entraba en la negociación.

“Andrés y Jesús me llamaron, me dijeron que tenían buenas referencias mías, que me habían seguido bastante. No conocía mucho de Pachuca, más que el enfrentarlos con Veracruz y América, y nos fuimos para Pachuca”, recordó el futbolista argentino naturalizado mexicano en entrevista para Mediotiempo.

El Chaco señaló que a pesar de la distancia y de los siete años que ha vivido lejos de Pachuca, el club de la Bella Airosa fue parte importante en su carrera profesional, a la cual dijo estar consciente no le queda mucho, a pesar de que sigue manteniendo la pasión y las ganas de entrenar y jugar.

“Todo mundo sabe la importancia que tiene Pachuca en mi corazón y a pesar de que me dolió mucho en el último partido, donde la gente no me trató muy bien, realmente tengo un cariño enorme en esa institución y solo tengo palabras de agradecimiento.

“Ya en algún momento voy a decir basta, también tengo que dar oportunidad a la nueva generación, pero también soy importante para esa nueva generación, pero bueno, yo creo que mucho no me va a quedar”, aseguró el mediocampista cementero.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×