Con pegada de Signora, la Juve se encamina a Cardiff

Gonzalo Higuaín tiene a la Juve con pie y medio en la final de la Champions League al marcar un doblete frente al Monaco.
 Juventus no ha recibido gol en octavos, cuartos y lo que va de semifinales.  (Foto: AFP)
  • AS Mónaco deberá marcar al menos dos goles en Turín para pensar en remontar
Ciudad de México -

No tan dispareja pero sí tan definida como la primera. Juventus se metió al principado de Monaco para demostrar con creces su potencial defensivo, aprovechar el gran momento de sus ofensores y poner un 0-2 de ventaja que parece lapidario para el duelo de vuelta en Turín.

El ímpetu con el que inició el cuadro francés el partido ilusionó a más de uno con encontrar una semifinal mucho más cerrada que la que se disputó hace 24 horas en Madrid. El empuje de los laterales rojiblancos encontraba terminación de jugada con Mbappé, aunque no la contundencia de otros partidos, más allá de la veterana muralla que había en la portería.

Gianluigi Buffon tapó un buen disparo de Mbappé, quien tampoco pudo darle buena dirección a un cabezazo en el que quedó solo y Falcao tampoco pesó. Pasados los 20 minutos, los italianos equilibraron y ya no volvieron a dejar de ser mejores.

Antes de la media hora de partido apareció la mejor jugada del encuentro y afortunadamente para el futbol terminó en gol. Dybala la inició, Marchisio profundizó, Alves puso la magia con el taconazo e Higuaín definió de gran forma. La diferencia comenzaba a verse sobre la cancha.

El segundo tiempo fue controlado en todo momento por la Vecchia Signora que comenzó a apelar a su mejor arma, la defensa, esa que le ha permitido irse ya en cero en cinco partidos, aunque en los últimos minutos el Mónaco mostró con tiros libres y centros una buena idea de cómo pueden derribar la muralla.

Dani Alves tomó la pelota por derecha, casi entró al área francesa y metió un centro a segundo poste para la llegada del artillero argentino, quien marcó su doblete y encaminó la serie.

Todavía el Monaco tuvo par de opciones de recortar con dos centros, uno que pasó de largo y otro que remató Germain y que provocó la estirada de Buffon para echar el balón por encima de su marco y apagar toda esperanza, casi total.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×