Astrid, la nutrióloga venezolana que encontró refugio en Atlas

Abandonó su país en búsqueda de una mejor vida y la encontró gracias al futbol mexicano.
Atlas cobija a Astrid, que dejó Venezuela para crecer
  • Contó a Mediotiempo las dificultades que pasó, y espera un día las cosas cambien en su país
Guadalajara, Jalisco, México -

Atlas se convirtió en refugio para Astrid Esteves, la nutrióloga que llegó de una Venezuela convulsa, con la intención de trascender en el futbol mexicano como su manera para generar orgullo entre sus paisanos.

Parte del cuerpo técnico de los Zorros que ya están en la Liguilla del Clausura 2017, la especialista recordó que las dificultades políticas, económicas y sociales de su país no son de hoy sino que tienen su origen casi dos décadas atrás.

“Son casi 18 años viviendo bajo un gobierno que le ofrece muy poco a la juventud, es muy poco el espacio de progreso que vive el país, yo traté por mucho tiempo buscar ese crecimiento, pero llega un momento que las cosas se vuelven muy difíciles, y dices, bueno, hay que buscar nuevos horizontes”, relató a Mediotiempo.

Una conocida suya del área de nutrición le habló de Atlas, le comentó que estaban buscando gente para ocupar dicha plaza. María mandó su currículum y la eligieron, por lo que desde agosto es parte del primer equipo.

“En Venezuela me dedicaba a atender a maratonistas, Atlas llega en el mejor momento. Atlas es mi casa, estoy muy agradecida y lo estaré siempre. Para mí Atlas y México han sido punto de partida para muchas cosas que vienen”, aseguró.

Haber salido de la tierra no ha sido sencillo, pero las condiciones que se viven en Venezuela actualmente la orillaron a pensar en más opciones y desde su trinchera quiere contarle al mundo lo que pasa en su país.

“Es muy duro porque te sientes obligado a emigrar de tu tierra. Cuando te vas y sabes que dejas un país en condiciones críticas te entra un poco el sentimiento de culpa porque sientes como si estuvieras abandonando la lucha y no puedes hacer mucho”, lamentó.

“Pero hay que contarle al mundo, difundir la información y que la gente entienda lo que estamos viviendo. Hemos estado siendo bloqueados al mundo. No es fácil estar fuera de la tierra, pero también es un reto el hacer bien las cosas para dejar el nombre de Venezuela muy en alto”.

¿Qué pasa en Venezuela?

“Tenemos un gobierno autoritario que le ha querido demostrar al mundo una cara democrática, pero no hay democracia en Venezuela, no hay libertad de expresión, tenemos una crisis humanitaria importantísima, no tenemos medicamentos, no tenemos alimentos, no hay producción interna, no hay presencia de empresas privadas. El gobierno no quiere escuchar a la gente, no sueltan el poder”, explicó.

Todos los días, Astrid se mete a las redes sociales para saber lo que sucede y a sus paisanos les mandó un mensaje.

“A los venezolanos que hoy están en las calles, mis respetos, mis ganas de acompañarlos. A la gente en el mundo, que hagan eco, que compartan”, pidió.

“Hay un 80 por ciento de pobreza en la población. Hoy en día la gente abre las bolsas de basura para conseguir comida”.

El dolor que siente por ver lo que pasa en su Venezuela, donde lamenta la delincuencia desbordada, la ha llevado a las lágrimas, sobre todo porque recuerda a su familia.

“Hay un toque de queda obligado, las familias deben estar a las siete de la noche en su casa porque es un riesgo, aún en zonas que se dicen seguras. Todos los días escribo a casa a preguntar si están todos bien”, relató.

“Lo que vive Venezuela, tiene que ser un ejemplo para el mundo, y abrirle los ojos a los demás países en Latinoamérica siempre. Una de las grandes satisfacciones cuando llegué a México es que me recordaba a la Venezuela de hace algunos años, que pude conocer en mis primeros años de vida”, comentó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×