La batalla de Puebla que se libró en Monterrey

En NL no se celebra el 5 de mayo, sino el día 9, cuando Rayados se libró del descenso y envió a Puebla a la división inferior.
La batalla de Puebla que se libró en Monterrey, N.L.
  • Rayados ya ha visto llorar a equipos que descienden en su cancha
Monterrey, Nuevo León -

La batalla de Puebla se festeja el 5 de mayo en todo México, pero en la Sultana del Norte la tradición cambió al 9 de mayo. Y es que esto se dio por la batalla contra Puebla que tuvo Rayados en busca de la salvación, en 1999.

Rayados enfrentó a la Franja en un duelo por la supervivencia en la Primera División, donde los camoteros estaban obligados al triunfo y los albiazules podrían salvarse incluso con el empate.

Guillermo Chabrand, jugador del Monterrey en esa época y actual Gerente de Escuelas Oficiales del club, disputó ese partido que terminó empatado 1-1 ante Puebla en el Tec y compartió con Mediotiempo cómo se vivió la semana previa.

“Esa semana previa la ciudad vivió el partido desde el lunes, la gente comenzó a hacer oraciones, empezó ir inclusive a la Basílica, se empezó a unir mucho la gente con el equipo para sumar esfuerzos y sumar buena vibra para sacar un buen resultado".

“Nosotros como club estuvimos concentrados, tuvimos una cena que fue el miércoles o jueves previo al partido, fuimos a la casa de uno de los directivos del club, nos acompañó un sacerdote y tratamos de hacer un ambiente más cálido, más unido entre todos”, recordó.

Era una época difícil y turbulenta para el Monterrey, lleno de problemas deportivos y extra cancha, donde una crisis financiera pegaba en el club y a veces los pagos de los jugadores no llegaban, algo muy diferente a la bonanza que se vive en la actualidad.

“Toda esta situación fue muy difícil desde que inició el torneo, porque fue un torneo complicado en el que había ausencia de pagos, se empezaron a dar resultados negativos y había un plantel de buenos jugadores, pero disputar un descenso o un equipo que esté destinado al descenso, hace que semana tras semana los partidos se hacen más complicado y cometes errores involuntarios por estar tan preocupado por sacar puntos, por salir de la situación”, señaló.

Llegó el domingo 9 de mayo, Rayados se fue al frente con un gol del Alvin Pérez al 71’ tras un gran servicio del Abuelo Cruz, pero Puebla no bajó los brazos y lograron empatar apenas dos minutos más tarde por medio de Gilberto Jiménez, para ponerle más dramatismo al momento.

“Ese gol se festejó como lo máximo, como una victoria y se nos olvidaba que quedaban minutos, Puebla también traía un buen plantel, traía buenos extranjeros e inconscientemente haber anotado el gol, el festejo y todo, caes en una pequeña relajación como grupo pensando en que ya conseguiste el objetivo y en esa relajación nos tocó que Puebla empata".

“Se acaba el partido y festejamos como si hubiera sido un campeonato por la responsabilidad que teníamos en nuestras espaldas era muchísima, era mantener un club de mucha tradición como lo era Monterrey en la máxima categoría”, relató exdefensa rayado.

Al final estaban las dos caras de la moneda, los regios celebraban haber mantenido la categoría y los de la Angelópolis lloraban inconsolables haber caído a la división de ascenso, aunque la franquicia poblana ‘revivió’ con la compra de Unión de Curtidores.

“Es un momento difícil porque ves a los jugadores tendidos en el campo llorando, jugadores extranjeros llorando en el campo. Eso es un drama que te marca mucho y que a diferencia de un campeonato se pierde y te da frustración, pero acá pierdes la categoría y muchos de esos jugadores ya no volvieron a regresar a Primera División”, finalizó Chabrand.

Es así que Rayados no solo vio llorar a Tigres en el descenso, también al Puebla y existe la posibilidad de que vea así al Morelia este sábado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×