Toluca hizo arder a Santos y tiene medio boleto en semifinales

Los Diablos Rojos no ganaban en Torreón desde el Apertura 2004 (0-1)
 Los Diablos no tuvieron piedad de Santos.  (Foto: Imago7)
  • El duelo marcó el regreso de Enrique Triverio y Rubens Sambueza
Estadio Corona, ante una regular entrada -

Y el territorio santo cayó en manos de los Diablos rojos. Toluca arrancó la Liguilla con el pie derecho tras vencer 4-1 a Santos en el TSM y gracias al gol de visitante tiene amplia ventaja en la serie.

En el duelo que marcó el regreso de Enrique Triverio y Rubens Sambueza, los escarlatas se metieron a una cancha que no les favorecía históricamente y consiguieron una victoria 13 años después.

En cuartos de final y con refuerzos de la magnitud de Sambueza, los escarlatas no solo se fueron con varios goles, también perdonaron dos jugadas claras frente al marco.

El 1-0 llegó con un remate de cabeza de Gabriel Hauche tras un centro de Sambueza desde la banda izquierda. Después, Toluca falló dos veces de manera increíble.

Primero al 23’ cuando Pablo Barrientos mandó al poste el balón después de robarlo en la salida del rival, cuando ya no había portero de por medio. Luego al 32’ Barrientos dio un servicio de gol a Triverio, quien solo, frente al marco, disparó desviado.

Eso no mermó a la ofensiva escarlata que encontró más goles aunque primero tuvo que soportar el empate.

El gol de la igualdad en el marcador llegó al 52’ cuando Jonathan Rodríguez ganó la espalda a su marcador en un contragolpe, dribló a Alfredo Talavera y definió en el 1-1.

En el segundo tiempo llegaron más errores de Santos que permitieron la goleada.

La ventaja llegó primero con un gol de Triverio, que en su partido 50 y tras la suspensión de ocho juegos, demostró que anda fino. El artillero se metió al área y definió el 2-1 con un tiro cruzado.

El 3-1 fue un error del defensa Jorge Sánchez que abanicó el esférico en un centro y dejó la pelota a modo para Fernando Uribe, quien de media vuelta anotó el 3-1.

Con la necesidad de buscar un gol para dar pelea en la vuelta, el sábado en el Estadio Nemesio Diez, los laguneros dejaron espacio atrás.

Así llegó el 4-1. Era el minuto 87’ cuando Uribe entró al área en un contragolpe pero, en vez de buscar un disparo prefirió servir para su compañero Carlos Esquivel quien definió y cerró la "masacre" y la pizarra.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×