Tuca y Piojo olvidaron 'guerra', pero Herrera sufrió

Miguel Herrera no creía como cayeron los dos goles de Tigres
Piojo saludó a Tuca sin ningún problema antes del partido.
 Piojo saludó a Tuca sin ningún problema antes del partido.  (Foto: Imago7)
  • Los fronterizos ocupan dos goles y no recibir en el estadio Caliente
Estadio Universitario, San Nicolás de los Garza -

Tras la guerra de declaraciones previo a la semifinal entre Ricardo Ferretti y Miguel Herrera, ambos se olvidaron de ello en la cancha del estadio Universitario, aunque la afición no lo hizo.

Y es que sí hubo saludo entre ellos antes de comenzar el encuentro, pero los seguidores felinos recibieron al entrenador de Tijuana con un sonoro abucheo al salir del túnel del vestuario.

Cada técnico vivió su partido, el Piojo nunca se sentó, manoteó y hasta tachó de hablador a André-Pierre Gignac cuando reclamó una falta que le marcaron en el área sobre Hiram Muñoz en el minuto 13; mientras que Tuca permaneció sentado en gran parte del encuentro tras ver como su equipo manejaba el balón y el marcador.

Herrera no creyó la forma en que los felinos anotaron dos goles en el primer tiempo y es que en la primera anotación, otorgaron un rebote que habilitó a Lucas Zelarayán y el argentino controló el balón de gran forma y anotó el 1-0, mismo que ocasionó que el estratega de los rojinegros solo se volteara y cruzara los brazos.

Tres minutos más tarde llegó el 2-0 para los auriazules, ahora por un error de Juan Carlos Nuñez, quien no midió bien el balón y se lo regaló a Javier Aquino, que quedó solo frente a Gibran Lajud para el segundo tanto. Esto ocasionó la molestia del DT y comenzó a manotear de forma molesta tras la pifia defensiva.

En el segundo tiempo, la tónica del entrenador del cuadro de la frontera fue la misma, parado en una esquina el área técnica y
buscando constantemente a su auxiliar, Diego Ramírez, tratando de que su equipo reaccionará y anotara aunque sea un gol de cara a la vuelta; sin embargo, Herrera seguía incrédulo al ver los errores de sus jugadores y como Tigres los aprovechó para crear peligro en el arco de Lajud.

Fue hasta minutos antes del final del partido que Ferretti apareció, ya que se molestó con sus jugadores al ver como el cuadro visitante se hizo del balón, y reaccionó con gritos al aire, sabiendo que con un gol, el rival se metía en la serie por ser visitante. Al final, cada técnico tomó su camino rumbo a los vestidores.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×