El regalo del Tri a los padres de México

Pienso en los hijos de los jugadores hoy en día… en Luciana por ejemplo, hija de Guillermo Ochoa, para mí la figura del equipo mexicano.

Qué alegría estimados lectores y amigos de mediotiempo.com; qué alegría tener mis dos manos para escribirles de nuevo.

Un día tan especial como el Día del Padre que en lo personal siempre celebré mucho pero desde mi casa los domingos viendo a papa por el televisor…cuando le tocaba jugar como lateral izquierdo en Los Ángeles del Puebla. Yo no sé mis hermanos, pero yo a mis 4 años de edad ya manejaba un estrés infantil un poco extremo, con miedo de que le pegaran a mi padre o lo lesionaran, me mordía las uñas de nervios pidiéndole a Diosito que no le anotaran goles al equipo de papá. Estrés que aún no logro controlar…

Pienso en los hijos de los jugadores hoy en día… en Luciana por ejemplo, hija de Guillermo Ochoa, para mí la figura del equipo mexicano el domingo ante Portugal, el campeón de Europa.

Luciana seguramente habría estado viendo a su padre, no sé si en el estadio de Kazán o por televisión, pero qué orgullosa ha de estar de su padre, un arquero mexicano que en momentos importantes como este realizó dos atajadones bárbaros, en especial el del 84', a una mano, espectacular. “¡Vamos papi!”, seguro le estaba gritando…

O me imagino a Máximo, hijo de Andrés Guardado, pidiendo que su padre no cayera al césped, porque es señal de que le han pegado, o le duele alguna parte del cuerpo.. Pidiendo que México anote goles y que por favor no les anoten ninguno, porque se siente terrible… porque lloras y te pones triste.

Los hijos deben estar contentos, felices por el empate a Portugal, por el control del balón de la selección de México, pero tal vez un poco molestos por la salida de Vela y entrada de Giovani Dos Santos, cuando a mi parecer, si Carlos Vela está en el terreno de juego, la sociedad que debe formarse es Giovani, Vela y Chícharo Hernández, quienes han entrenado juntos en la delantera desde el 2009, cuando Javier Aguirre dirigía a la Selección Mexicana.

México tiene jugadores para ganarle a cualquier selección del mundo, tiene la capacidad de defender y atacar a quien sea. Claro, si cometes un mínimo error ante una potencia como Portugal, seguro te hará un gol Quaresma.

Pero ellos también se equivocaron, Javier Hernández anotó un gol y lo celebró en la cámara con un “TE AMO PAPA”; afortunadamente, también nuestro gran Héctor Moreno anotó al final y nos regaló un empate con sabor a triunfo.

¡Gracias Chícharo! Gracias Héctor por hacernos pasar un día agradable y mantener viva la ilusión.

Gran inicio de la selección mexicana.

Felicidades

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas